Primer golpe: La llave de San Gonzalo
Primer golpe: La llave de San Gonzalo 27367

Primer golpe: La llave de San Gonzalo

Por  0:49 h.

Image Después de las tinieblas, se ve la luz.

El presidente del Consejo ha encontrado en esta semana que termina las llaves suficientes como para abrir la segunda puerta que permita el estirón controlado de la Semana Santa con la colocación del Polígono en la apertura del Lunes Santo.

Todo es muy sutil, nada es grandilocuente, pero los conocedores del mundo de las cofradías saben que estas cosas se mueven en el terreno de los pequeños detalles. La llave del lunes se la acaba de dar la hermandad de San Gonzalo.

Como ya informó ayer ABC, la junta de Bienvenido Puelles tomó el pasado jueves la decisión de “no oponerse” al aumento de la nómina del lunes santo. Considera que antes de ampliar habría que solucionar los problemas del día, pero lo importante es que no niegan la mayor. Que este pronunciamiento: «nuestra hermandad – dice Puelles- no se siente dueña ni del día ni del sitio que ocupa», venga de la cofradía que junto con el Gran Poder más problemas de tiempos tiene de toda la Semana Santa es doblemente significativo. Ya tenemos una llave.

Pero hubo más; también esta semana, en el plató de Sevilla Tv, las cofradías que abren y cierran la jornada dieron a entender que su oposición a un nuevo cortejo está basada más que en los principios en la coyuntura. En el caso del Museo, José Luís Palma confirmó que no le importaría dejar de ser los últimos ¿Es posible arreglar el lunes santo y abrirlo al Polígono al mismo tiempo?

Los entendidos dicen que sí, lo que ocurre es que habría que empezar a trabajarlo ya. En todo caso se encuentra Román con un ministro del lunes, el lehendakari Yruela que no es demasiado partidario de hacer experimentos, pero que pertenece a ese núcleo de consejeros con capacidad y conocimiento para liderar el cambio. Otra cosa es que quiera. El escenario posible para hacer las dos cosas a la vez pasaría, como ya contamos, por un orden alterado que se abriría con El Polígono y al que seguirían El Beso de Judas, Santa Genoveva, San Gonzalo y Santa Marta que permutarían sus puestos. Después aparecería El Museo, en el centro de la jornada, y al final Vera Cruz, Las Penas y Las Aguas cofradía que está al lado de la Catedral. Ahora bien, la cuadratura del círculo pasaría por negociar el pase de la Vera Cruz al Jueves Santo colocándola tras Pasión.

Técnicamente es posible y simbólicamente supondría para los cruceros el cierre definitivo del periodo de la refundación de 1942 para, sin que quepan dudas, volver a ser del todo aquella cofradía fundada en 1442. Para hacer todo esto hacen falta varias llaves. Román esta semana ha conseguido dos.