Evolución de Capitán Nazareno

El regreso del Capitán Nazareno

Entrevista a Agustín Israel, creador de este personaje de ficción

Por  0:20 h.

La sevillanía necesitaba un superhéroe en el que se unieran el respeto y defensa del pasado de Sevilla y de su Semana Santa con una decidida apuesta por el futuro. Con el anonimato de un nazareno. A color. Sevillanísimo. Despojado de poesía ripiosas, dotado de superpoderes y hasta revestido de humor. Así nació el Capitán Nazareno. Un héroe que regresa, segundas partes, como las refundaciones de cofradías, las hay muy buenas. Conversamos con el padre del héroe, el artista Agustín Israel Barrera.

El nuevo cartel del Capitán Nazareno

-Recordemos sus orígenes hace ya unos años…

-Allá por 2004, en época de estudiante, aun estando en la universidad, y fruto de la casualidad, ataviando a mi hermano con un capirote y una capa de nazareno para que me posara para un cuadro que realizaba por aquel entonces en el que acabo vestido de una especie de superhéroe con capirote, le hice fotos y las guardé, porque sabía que, tarde o temprano, tendrían uso. Al año siguiente esbocé una imagen vectorizada y quedó bautizado como Capitán Nazareno, pero no será hasta 2012 cuando protagonicé unos cuadros en clave pop que expuse como parte de una instalación en el escaparate de la librería Un Gato en Bicicleta, por aquel entonces aún en calle Regina, antes de mudarse a Perez Galdós. No paraban de entrar interesados en el cómic del “Superman con capirote” como lo llamaban muchos aún, tanto que decidimos unos meses después editar un cómic tipo fancine digital con un pop up central y en una edición limitada y seriada de 500 ejemplares que en poquísimo tiempo se agotaron. Un año después, en el Palacio de Viana de Córdoba se editó un fancine, titulado “El Secreto del Salmorejo”, dentro que un proyecto del que disfruté muchísimo, trabajando con niños de la asociación Autismo Córdoba. Hubo un intento de realizar una web serie del superhéroe que queda pendiente…

Capitán Nazareno

Después de este paréntesis vuelve Capitán Nazareno con más fuerza y acompañado de Jhenny de Pino Montano. Y su mentor “Sanfer” el Rey San Fernando que lo ayuda en su ardua tarea. En esta edición el cómic cambia notoriamente en cuanto a forma.  Tendrá formato americano, el clásico de superhéroes, la edición será limitada y seriada, pero de 1000 ejemplares y las viñetas están diseñadas por un nuevo fichaje, J.M. Moreno, experto en mundo del cómic, Terminadas cual piezas artísticas independientes, al más puro estilo pop. Los textos seguirán siendo de Jesús Barrera, y un guion conjunto.

Agustín Israel Barrera

-Una gran acogida del público para una creación que aporta frescura a un mundo cargado, en excesivas ocasiones, de una férrea rigidez ¿Dónde está ese equilibrio que permite unir el humor, con el cómic y con la Semana Santa?

-El público en general dio buenísima acogida a este superhéroe tan particular, cuyo protagonista sin superpoderes es vestidor de la Virgen del Metropol Parasol, a cuya hermandad pertenece. Defensor a ultranza de la historia de Sevilla y sus costumbres, pero también de su avance y contemporaneidad. La ironía y el humor son fundamentales en mi obra en general y, particularmente, me gusta agudizarlo en las historias del Capitán Nazareno, pues se presta a ello, creo que en la sociedad en la que vivimos arrancar una sonrisa es lo mejor que podemos provocar, y para ello me gusta contar con la autocrítica y el análisis histórico y social local. Trabajar con iconografía de la Semana Santa es siempre complicado, para no herir sensibilidades, yo lo hago desde hace años, pero creo que poca gente ha sido reticente pues siempre lo trato con el respeto de quien se siente cofrade y amante de su historia y sus manifestaciones festivas.

Peligro, niños cofrades

-¿Qué novedades nos traen las nuevas andanzas del Capitán Nazareno?

-El nuevo capítulo, titulado “Ya huele a feria”, trae como novedades además de la aparición de “Sanfer” que ya apareciera en la web serie y el fancine de Córdoba, que  el protagonista conocerá a Jhenny de Pino Montano, una flamenca killer que dará mucho que hablar.
El formato del cómic, será el americano, propio de los cómic de superhéroes, con una medida de página de 16,8 x 25,7 estando compuesto por 24 páginas a todo color, y cubierta de cartulina gráfica laminada mate. Alguna novedad lúdica también incorporaremos por sorpresa.

Cartel de las Jornadas de la Semana Santa Heterodoxa

-Un Sistema de edición participativa. ¿Una necesidad en estos tiempos, aplicable a otras facetas creativas?

-El crowfunding a el que hemos sometido la salida de este nuevo número del “Guardián de la Sevillanía” se debe a varios factores, el primero es que me gustaba muchísimo la idea de involucrar a un sector social en la creación, y que, de algún modo, se sientan parte del proyecto. Por otro parte es una forma de poder sufragar los muchos gastos que requiere la autoedición de este tipo de publicaciones y por supuesto que esta solución es aplicable a cualquier otra faceta creativa. Creo que además el mensaje es muy bonito en estos tiempos, “entre todos podemos hacerlo posible”.

-Con su nueva pareja, ¿el Capitán se nos volverá más feminista o Jhenny tendrá que seguir luchando con la escasa presencia de la mujer en las cofradías?

No es cuestión de diferencias de género, y de hecho no me gusta entrar en estos derroteros, afortunadamente he tenido una educación bastante inocua en cuestión de diferenciación socia entre hombres y mujeres, a tal extremo que me cuesta focalizar en mi cabeza que socialmente existan esas diferencias y formas de discriminación por cuestiones de género, para mi es inaceptable. Jhenny y Fernando son dos personas de género diferente pero en igualdad de derechos y condiciones, de hecho, llegan a medir sus fuerzas de igual a igual y no desvelaré el desenlace pero no se puede hablar de la flamenca Killer como alguien del desafortunadamente denominado “sexo débil”. En cuanto a la cuestión de la mujer en el mundo de las cofradías de verdad no entiendo que se pueda discutir este tema en estas fechas, es inaceptable, y por supuesto no debía haber diferenciación por cuestiones de sexualidad o género. Las mujeres en el siglo XIX, cuando aún desfilaban los disciplinantes bajo sus capirotes con el torso al aire para poder flagelarse, por las cuestiones históricas del momento y razones de decoro(por supuesto obsoletas a día de hoy) tenían prohibida la salida, pero !por Dios¡, en 2018 eso debía estar más que asumido y no debíamos preguntarnos si hay o no una Hermana Mayor en una hermandad, o cuantas mujeres hay en las juntas de gobierno. Afortunadamente ya todas las hermandades permiten desfilar en sus cortejos procesionales a hermanas nazarenas, pero para lo demás, ¿a qué esperamos?

-Si en la anterior edición el capitán luchaba contra el deterioro que el vandalismo causa en nuestro patrimonio y se posicionaba a favor de la torre Pelli o las setas… ¿De qué peligros tendrá que defender a la sevillanía actual? ¿Y de la Semana Santa?

Pues la referencia crítica siempre aparece en las historias de Capitán Nazareno, en este caso, además de la defensa de los mismos valores, habla sobre la llegada de cruceros a Sevilla y el auge del turismo y el debate social que sobre ello se levanta en la actualidad. Además de poner en valor elementos de la “Nueva Sevilla” y del patrimonio reconocido, aparece la feria la Giralda o la Torre del oro, paro también el Acuario, o el, el puerto de Sevilla. Además se tocan temas de actualidad como el tema del turismo de cruceros el rio como vertebrador de la ciudad, o la aparición del Magnífico a la vez que polémico cartel de María Cañas para el Festival de cine que parecerá de una peculiar manera…

-¿Y cuál es el capitán nazareno que necesita la madrugada?

La verdad es que es complejo, por una cuestión meramente social, desafortunadamente fui de los muchos que la pasada madrugá vivió las carreritas. Tres veces seguidas al paso de la ejemplar Hermandad del Silencio a su paso por la iglesia de San Andrés donde los propios nazarenos en un acto de civismo y buen hacer nos ayudaban a ponernos contra la pared sin perder sus lugares o filas e incluso alguno siendo empujado, tirado y pisoteado por la gente que venía en masa descontrolada desde la plaza. Fue muy desagradable, la verdad y el sonido de la muchedumbre atronador e inolvidable. Para empezar hay que educar a la gente, al igual que esos ejemplarizantes nazarenos de altura interminable y ruan negro del silencio, y que sepan qué hacer exactamente. Y sobre todo hay que separar en tiempo el paso de las cofradías por la zona del centro abriendo más aun los horarios y controlando con altavoces o lo que sea pero, sobre todo señores, nos falta educación para este tipo de cuestiones, la verdad es que mal que me pese por ahora este año, me quedé sin muchas ganas de madrugá.

El tiempo corre

-El Capitán aúna la seriedad de todo un superhéroe con el sentido del humor. ¿Piensas que ese sentido del humor podría ser un antídoto contra los tiempos de confrontación que vivimos?

Totalmente y lo veo como antídoto pleno, de hecho, es parte de mi obra, del personaje y de mi propio carácter. El humor es imprescindible en estos tiempos, al igual que la revisión histórica y la autocrítica.

-La estética del cómic y la Semana Santa… ¿Es hora de que aparezca ya en la cartelería? ¿Somos quizás la ciudad más conservadora en la cartelería de Andalucía? ¿Exportamos pero asentamos?

Podría ser una solución la verdad, pero hay muchas, el tema del cartel me toca de lleno, de hecho como bien sabes realicé mi tesis doctoral denominada “La imagen de Sevilla y sus fiestas; creadores contemporáneos” donde se hacía un análisis de la historia del cartel en Sevilla desde sus inicios a la actualidad, así como una serie de entrevistas a artistas contemporáneos más de cuarenta, que daban su opinión sobre el tema y en general en todos los casos se concluía que hay que ver la historia aprender de ella pero mirar al futuro y no anclarse. Yo creo que también en este casa es una cuestión de educación del público en que un cartel tiene una función artística pero principalmente publicitaria y que un buen cartel no es un “Cuadro precioso pa enmarcar y poner en mi comedor o caseta de feria” sino que debe cumplir las funciones para las que se realizan. Como bien decía Magritte, “Gritos en la Pared” “Sencillos claros y fáciles de leer” y no composiciones barrocas donde el horror vacui se apodera del espacio del cartel para ponerlo todo y no decir nada. Pero también es una cuestión política, pues  la hora de seleccionar al cartelista `para cada ocasión no se tiene en cuenta este tipo de criterios, y se tiende a estéticas trasnochadas y poco eficaces para esta materia. Que no podemos olvidar que además de artística ha de ser publicitaria. Y efectivamente creo que en general fuimos la cabeza en cuanto a modernidad y avance publicitario en los años treinta y ochenta del siglo XX pero en la actualidad estamos cercanos a la cola. Debíamos aprender de los maestros como Bacarisas o Juan Miguel Sánchez por citar a algunos, de los que se adelantaron a su momento histórico y permanecen con total vigencia pero también debemos aprender de los dirigentes de entonces. En 1930 por ejemplo se encargan 4 carteles uno a un autor local del gusto de la ciudad y que se reparte por todos los comercios, otro a un autor madrileño popular por sus portadas en la conocida Revista Blanco y Negro de ABC, que se repartió por el resto de la geografía nacional, otro autor realiza un cartel más aperturista para repartir por el resto de Europa, e incluso dada la visión americanista post exposición iberoamericana, se encarga a Baldrich, autor español emigrado a Nueva York y que trabajaba haciendo portadas para revistas como Vogue, por lo que sobradamente conocía el gusto de la época y sociedad americana para realizar un cartel que sirviera de atractivo para visitar la ciudad del Guadalquivir. No podemos olvidar que el cartel es la imagen que se proyecta al exterior de las fiestas de la ciudad, y realmente creo que está bastante denostada. Málaga, Córdoba o Jerez por ejemplo nos toman la delantera en la mayoría de los casos.

-Luchar por mantener la tradición, pero abogando por la necesaria modernidad. ¿Cuál es la medida perfecta para que el Capitán triunfe?

Yo creo que el respeto por igual de la historia y la vanguardia, es el equilibrio, ambas cuestiones han de ser valoradas por igual para que la ciudad perpetúe su equilibrio.Y esos son los valores principales de este superhéroe. Defender el patrimonio y abogar por la modernidad de su ciudad y de sus gentes.

-Ha realizado el cartel de la segunda edición de las jornadas de Semana Santa heterodoxa. Háblenos de ese impactante grito y de su obsesión por el capirote…

Pues sí, muy agradablemente se me invitó a realizar la imagen para el cartel de las Jornadas “Semana Santa Heterodoxa” que organiza la revista “la Muy” y que gustosamente acepté. Para empezar, me planteé dar una visión propia de la Semana Santa pero también que no fuera banal y estuviera cargada de conceptos de la Semana santa desde un punto de vista ortodoxo y, por supuesto, donde resaltaran mis señas artísticas. Sobre fondo blanco coloqué 5 capirotes que previamente había realizado en escayola y decorado con estampados especiales y heterodoxos por completo, cual si de un cortejo procesional visto desde detrás de la muchedumbre se tratase. En el primer plano aparecen dos capirotes, uno con unos estampados de lunares correspondientes a una de las obras del popular Danien Hirst, uno de los artistas más influyentes y cotizados de la actualidad, representando al mundo del arte contemporáneo. Junto a éste, otro con un fragmento de una obra de la incipiente ilustradora y amiga Minerva García Pérez, que representa al tan importante mundo de la ilustración. Al fondo tres capirotes, el central con un “tropical print” aludiendo al mundo de la moda con un flamenco que lo preside, como guiño al tan nuestro mundo del flamenco y flanqueando a este, un capirote con cielo de día y otro de noche, que aluden a para mí los dos momentos más álgidos de la Semana Santa, el Domingo de Ramos y la Madrugá. Delante en damasco blanco aludiendo a la figura de la virgen, una silueta de Sevilla que contiene la Giralda y la Torre del oro o el Salvador, pero también Las Setas o el Puente del Alamillo y en contraposición al fondo, aludiendo a la figura de Cristo aparece una cruz gris, sobria cuyo brazo menor izquierdo lo componen tres lunares, por lo que, al mismo tiempo es la Tau franciscana, que alude a la sobriedad que inculcaba San Francisco y que a veces tanto añoro en nuestra Semana Santa. Para mi desde hace ya de 10 años el capirote así como los lunares se han convertido en parte de mi alfabeto plástico y creativo. Pues me sirven para hablar de mi, de mi gusto por nuestra ciudad su historia y sus fiestas, pero también como elementos profanos a éstas. Para mí el capirote es, además de una prenda del hábito penitencial, un elemento globalizador y generalizador que nos hace anónimos y corta nuestra singularidad para hacernos generales, y es por ello que descontextualizador me viene tan bien para mis composiciones, es espiritual por su forma pero también generalizador, un tema que me interesa especialmente.

-¿Quizás no hay nada más ortodoxo que un heterodoxo?

-Puede ser que sí, en la búsqueda del equilibrio, la documentación y sobre todo de la mirada objetiva, que es más propia del heterodoxo que del ortodoxo, cuyo lado concupiscible, como diría Platón, estaría más evidenciado.

-Ha reinventado miradas y rostros de toda la historia del Arte con la colocación de antifaces de nazarenos. Murillo no se ha librado. ¿Cómo ve el desarrollo del Año Murillo? ¿Quizás fue Murillo esa isla que supo conjugar la aceptación intelectual con la aceptación popular?

-No, ni Murillo ni ninguno de los maestros de la pintura que me han influido en mi formación. He tenido la oportunidad de poder ver algunas de las exposiciones dedicadas al maestro sevillano, y he podido disfrutarlas sobremanera, pero la verdad es que creo que en parte se ha tocado la figura de este genio de una forma muy superficial y que se ha ahondado poco en su persona, su pensamiento o en las visiones posteriores o influencias, lo expuesto y mostrado ha sido lo esperado yo me quedo con ganas de algo que realmente me sorprenda. Efectivamente Murillo conjugó perfectamente lo intelectual con lo popular y eso no se evidencia en las actividades que por ahora he podido disfrutar me quedo por ahora con ganas de más, de ver ese Murillo interior.

Particular intrpretación de Curro, un icono de la ciudad

-Hábleme de la Semana Santa de Agustín Israel Barrera.

De momento no tengo planteada mi semana santa de este año. Suele ser bastante intensa, aunque nací, vivo y trabajo en Morón de la Frontera, suelo ser asiduo en la Semana Santa de Sevilla desde siempre y paso allí la mayoría de la semana, aunque a veces vuelvo pronto para poder disfrutar de algo de mi ciudad, que también me gusta y que invito a conocer. En general soy de cofradía de silencio y ruán, me pueden la verdad me transportan a un lugar especial y quinésico que otras quizás no, pero en general me gusta todo en su forma, me considero acérrimo macareno, su presencia denota la diferencia. Pero no puedo remediar quedarme con la sinestesia de esa hermandad del Silencio, con el impresionante discurrir sobriedad del cortejo y la inesperada oleada de azahar que inunda el paso de la Concepción. Es indescriptible lo que sugiere el paso del Señor de Sevilla, como lo es ver a ese crucificado de los estudiantes el Martes Santo por detrás recortando con su silueta el cielo de Sevilla, me quedo con recuerdos como esa quinta angustia por Molviedro entre sombras y crujidos del su espectacular paso de misterio. Como ocurre el Domingo de Ramos con ese cristo del Amor de recogida, o el paso del misterio de la Hiniesta de vuelta a su barrio o la amargura por el final de Santa Ángela de la Cruz. Me gusta no perderme la Vera Cruz o San Vicente por la zona de la Gavidia tranquila y silenciosa, o San Isidoro de vuelta a su templo, todo un espectáculo para los sentidos. Son tantos los momentos que componen mi semana santa que no puedo enumerarlos todos

-Y de sus próximos proyectos…

Actualmente tengo varias exposiciones, una individual en La sala Maga de La Rinconada, denominada “Señores esto es un Lunar” hasta el próximo 1 de Abril que os invito a visitar. En un Gato en Bicicleta también tengo obra en la exposición colectiva de su 7 aniversario. El próximo 22 de Marzo inauguro una nueva Muestra Capitán Nazareno, Guardián de la Sevillanía en el nuevo espacio de Zunino Gallery en Calle Sagasta 4. Además, me encuentro esbozando el cartel para el 25 aniversario de las reglas actuales de la hermandad de Gracia de Morón cuyo encargo recibí hace pocos días, Y por supuesto buscando alguna forma para una posible publicación de mi tesis doctoral sobre la cartelería de Sevilla.

 

Manuel Jesús Roldán

Manuel Jesús Roldán

Manuel Jesús Roldán

Últimas noticias deManuel Jesús Roldán (Ver todo)