Maite Real: “La echo de menos”

Por  3:22 h.

Maite Real, restauradora de La Estrella

De niña, esta joven restauradora nacida en Málaga, destacaba en clase dibujando. Su padre, que le regalaba utensilios de pintura la animó a estudiar Bellas Artes, carrera que hizo en la especialidad de restauración, aunque comenzó en escultura. Tuvo su taller particular y ahora lleva años trabajando en el IAPH

¿Cómo afrontó el reto de restaurar una Imagen como La Estrella?

Yo antes hice su estudio diagnóstico sin pensar que la iba a intervenir. Cuando me encargan el trabajo me llenó de satisfacción. No me asusté, veía lo positivo que podía tener el resultado

¿Lo más delicado fue abrir para extraer el perno?

Fue muy laborioso. Estaba deseando terminar. Abrí por la línea de unión de la intervención de Peláez. Primero comprobé que era posible pero fue algo muy delicado, con espátulas, con bisturíes… Se avanzaba muy poco cada día

¿Cómo con una limpieza tan leve ha conseguido un resultado tan notable?

La suciedad superficial desvirtuaba los volúmenes. Esa suciedad era como una veladura uniforme que en algunas zonas estaba muy concentrada como alrededor de las lágrimas. La limpieza en todo caso ha sido muy suave. La policromía es excelente

Tras veinte semanas con La Estrella, ¿se le ha tomado cariño?

Claro que sí. La echo de menos. Cuando ahora la vea la veo de otra manera. He pasado tantísimas horas con ella procurándole el bien… Ella se ha llevado de mi, muchos sentimientos de todo tipo. Y la respuesta que ha dado la Virgen ha sido excelente.

Usted es conservadora de una hermandad de Málaga. ¿Debería generalizarse esta figura?

Que sea el mismo profesional que haga el seguimiento de una obra siempre es bueno. Existen una serie de problemáticas alrededor de cada Imagen que hay que tener en cuenta y además de continuo.

Encuentra más fotos como esta en Cofrades