El Resucitado de Utrera en una de sus salidas / A.F.

UTRERA

El Resucitado de Utrera se integra en la Iglesia y se convertirá en asociación de fieles

La futura hermandad tendrá como sede la parroquia de Santiago cerrándose así un proceso largo y tortuoso

Por  0:01 h.

En el año 2011 comenzaba una triste etapa para el mundo cofrade de Utrera, representada por el conflicto que mantenía El Resucitado con la Iglesia, que era suspendida en 2013 por el Arzobispado convirtiéndose desde ese momento en una asociación civil. Ha pasado el tiempo y las aguas se han calmado, propiciando los protagonistas ahora un encuentro de posturas que ha desbloqueado la situación: el Resucitado de Utrera ha dejado de ser una asociación civil y en próximas fechas se convertirá en una asociación de fieles.

De esta manera se ha abierto una nueva etapa para este colectivo utrerano, que en próximas fechas va a trasladar sus imágenes a la parroquia de Santiago el Mayor, el templo que será la sede de esta futura hermandad. En estos momentos se están llevando a cabo los trámites jurídicos necesarios para que El Resucitado se convierta en asociación de fieles, comenzando así un plan de formación para sus miembros.

Juan Luis Rubio, el párroco de Santiago, es uno de los responsables de este acercamiento de posturas y ha explicado que «ellos ya tienen una historia y una trayectoria. Ambas partes están poniendo de su lado para que no se demore en exceso este proceso, y quizás podamos ver procesionar de nuevo al Resucitado y a la Virgen de la Estrella en un par de años, cuando se constituyan como agrupación parroquial».

De esta manera, el próximo 27 de enero a partir de las 18.00 horas, está previsto el traslado en andas hasta Santiago de la Virgen de la Estrella. Por otra parte, si se cumplen los trámites necesarios, la imagen del Resucitado podría ser trasladada a la parroquia, el próximo Domingo de Resurrección.

Juan Luis Rubio llegaba a Utrera hace dos años y medio, y desde hace algo más de un año los actores de la historia están trabajando para poder llegar a un acuerdo, en un proceso en el que ha sido también fundamental la aportación del delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, Marcelino Manzano.

El párroco de Santiago ha explicado que «ellos están insertos en nuestra feligresía. Tanto el comedor social que gestionan como las instalaciones de su casa-hermandad se encuentran en nuestro ámbito de actuación. La labor que realizan es indiscutible, y tendría que hacer reflexionar al resto de hermandades».

Por su parte, José Antonio López, el hasta ahora presidente de la asociación civil del Resucitado ha asegurado que «esperábamos que se llegara a esta situación, porque no tenía sentido continuar de la forma en la que estábamos». Además, ha querido agradecer el «importante» trabajo realizado por Juan Luis Rubio y por Marcelino Manzano.