Resumen II: La Semana Santa del poco público
Resumen II: La Semana Santa del poco público 25798

Resumen II: La Semana Santa del poco público

Por  9:05 h.

ImageSe confirma que la masificación de los 90 ha dado paso en la calle a una Semana Santa de bullas más manejables. Hay menos gente en las recogidas, aunque no se puede generalizar. Si era sorprendente encontrar el Domingo de Ramos tantos huecos en la calle Santa Ángela al regreso de la Amargura no lo era menos la muchedumbre que llenaba Tetuán para contemplar, pasadas las dos de la madrugada, la recogida de Los Panaderos el Miércoles Santo.

Lo positivo es que se puede andar con cierta comodidad, encontrar sitio y callejear y que hay menos indeseables que rompan el encanto. La ley antibotellona permitió una más tranquila Madrugada y confirmó que no era imposible, como se presuponía por los propios políticos años atrás, acabar con ese nefasto fenómeno. También es positivo comprobar que la Semana Santa atrae a muchos visitantes con un perfil muy definido, la mayoría conocedores de las claves de la celebración.

En lo que respecta a los servicios municipales, el funcionamiento ha sido positivo. Se nota que hubo mayor celo en año electoral, especialmente en la limpieza y la seguridad —era muy evidente la presencia policial en la Madrugada—. Preocupó durante el último tramo de la Cuaresma la coincidencia del partido de la Uefa el Jueves Santo y la previsible llegada de «hooligans». El dispositivo policial y municipal fue extraordinario y evitó en todo momento que la celebración del espectáculo futbolístico interfiriera en la Semana Santa.