Resumen III: La Semana Santa de los raíles

Por  9:05 h.

ImageDel impacto de las nuevas obras en la Semana Santa sólo cabe señalar las molestias que crean los raíles del tranvía. Hubo quejas de nazarenos y costaleros. El efecto estético de las catenarias no pudo comprobarse al no pasar cofradías por la calle San Fernando.

Buena parte del éxito de la organización de los dispositivos municipales de la Semana Santa cabe otorgárselo tanto al Cecop como a la Delegación de Fiestas Mayores, sobre todo por su callada labor de puente con el Consejo de Hermandades que ha permitido superar problemas como la nueva remodelación de la Carrera oficial por la Avenida.

Esa colaboración se pone de manifiesto en circunstancias como las que rodearon al Viernes Santo, cuando el Cachorro propuso regresar desde la Magdalena por Marqués de Parada y el Puente del Cristo de la Expiración.
Ese itinerario era más problemático a efectos de tráfico pero era el más seguro y rápido para la hermandad. La plana mayor del Cecop se personó en la Magdalena para ofrecer a la cofradía la colaboración del dispositivo y asegurarles paso franco en una de los accesos más sensibles de la ciudad—itinerario de urgencia que permitió la histórica fotografía del Cachorro por«su»puente-. Parece que la interlocución de las cofradías con el Ayuntamiento ha mejorado. El delegado de Fiestas Mayores, Gonzalo Crespo, y su director de área, Carlos García Lara, dejan buena estela en el siempre complicado mundo de las cofradías.