El Simpecado del Rocío de Triana / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

El Rocío 2018: La transcripción de la carta del Simpecado del Rocío de Triana

La firma Carmen Astolfi, mayordoma del Rocío de Triana en 1936

Por  0:21 h.

La hermandad del Rocío de Triana presentaba el pasado lunes, la restauración del Simpecado llevado a cabo por Luis Miguel Garduño, bajo la supervisión del IAPH (Instituto Andaluz de Patrimon Histórico). Un trabajo que ha devuelto la pieza, tal y como fue concebida por Ignacio Gómez Millán, y salida del taller de Esperanza Elena Caro. 

Durante la intervención, ha aparecido en el interior una carta firmada por la mayordoma de la época, Carmen Astolfi. En el escrito hace referencia a las calamidades de 1936 «las calamidades de este fatídico año 1936, en que bajo el cielo de cobalto de Sevilla, cernianse las negruras de las revoluciones y los odios y las venganzas sectarias de los enemigos de Dios».

También aparece todas y cada una de las personas que participaron en esta joya, terminada y bendecida el 17 de mayo de 1936 «durante los dos meses que duró de la obra que se hizo en el taller de Victoria Caro, en la Calle Conde de Barajas 4, subió el río dos veces… y la calle se inundó las dos veces, teniendo las muchachas que venir a trabajar transportadas en carros, entre algazaras y especial regocijo.

Por último, realiza una crónica social de 1936, añadiendo el precio del pan, de la subida del café, la cerveza y la manzanilla, y de las huelgas de tranviarios, robos y atentados sociales. Aquí, puedes leer la carta de forma íntegra, leída por el hermano mayor del Rocío de Triana, José Román Carrasco, durante la presentación de la restauración del Simpecado de Triana.

La Virgen del Rocío

No es obra humana

Qué bajo de los cielos

Una mañana.

Eso sería,

Para ser Reina y Madre

De Andalucía

A Mayor Gloria de Dios. Para imperecedero recuerdo y para mayor alabanza de la Reina y Madre del Rocío, Reina de las marismas andaluzas, hízose este Simpecado por la Hermandad de Triana, para ser llevado en Romería sentida y hermosa a su Santuario de la Aldea de su nombre en la Provincia de Huelva. 

¡Hija de Dios Padre! ¡Madre de Dios Hijo! ¡Esposa del Espíritu Santo! Esposa del Espíritu Santo eres Tú, ¡Reina de las marismas! Esposa de esta Blanca Paloma, en cuyo pecho hemos querido guardar este papel, que recuerde quien tenga la dicha de encontrarlo, que todos cuanto en el Simpecado pusieron su mano y el sentimiento de su arte, estaban pletóricos de entusiasmo al trabajar porque era para alabar a la esposa del Espíritu Santo. 

Nada importó a todos ellos las calamidades de este fatídico año 1936, en que bajo el cielo de cobalto de Sevilla, cernianse las negruras de las revoluciones y los odios y las venganzas sectarias de los enemigos de Dios. 

Se termino este Simpecado en Sevilla en la madrugada del Domingo, diez y siete de Mayo de mil novecientos treinta y seis y en dicho mismo día será bendecido. 

Dibujó y dirigió la Obra, Ignacio Gómez Millán, magníficamente secundado por la Srta. Esperanza Elena Caro. Esta Blanca Paloma la bordó Rosarito Rodríguez y en el bordado total intervinieron: Esperanza Elena Caro – Victoria Caro Márquez – Amparo Martín Elena – Lola Olivera – Enriqueta Núñez – Setefilla Medrano – Trini Duarez – Matilde Rasco -Consuelo y Carmen López – Juanita Sánchez – Mary Sánchez Mellado y Lolita González, todas solteras (de varias edades) y únicamente casadas Rosarito Rodríguez con cinco hijos y Amparo Martín con una niña de pocos meses, que a sus padres y a toda la familia Caro le parece la niña más bonita del mundo y tal vez no se equivoquen. 

Hizo el repujado y platería de la Virgen, Jorge Ferrer, y las esculturas de la Virgen y el Divino Niño, el escultor Antonio Castillo Lastrucci. Era Hermano Mayor de la Hermandad de Triana, Carlos Astolfi Roldán. Presidía la Silla de San Pedro, S.S. Pío XII, la Sede Hispalense Su Eminencia Reverendísima, Eustaquio Ilundain. Presidía la República española Azaña y el Gobierno, Casares Quiroga (estos dos últimos, bichos de maldad que Dios confunda). 

Durante los dos meses que duró de la obra que se hizo en el taller de Victoria Caro, en la Calle Conde de Barajas 4, subió el río dos veces… y la calle se inundó las dos veces, teniendo las muchachas que venir a trabajar transportadas en carros, entre algazaras y especial regocijo. 

Quiera Dios proteger a Sevilla y que la Virgen del Rocío llene de venturas a esta desdichada Ciudad, en el corazón de cuyos hijos ocupa Ella lugar tan especial. 

¡Afortunado, que en días lejanos encuentres este papel! Recuerdos de todos y si ya somos muertos, reza una oración por nuestras almas. 

Está el pan a 80 céntimos el kilo; el Domingo 17 hay huelga de tranviarios; en bares y cafés han subido el precio del café, la cerveza, la manzanilla, etc; hay alojados en las fincas de campo, los inquilinos no quieren pagar la casa ni pagar el alquiler del contador de electricidad y cada día hay nuevas huelgas, atentados sociales, robos, y desmanes de todas clases. 

Las generaciones venideras sabrán apreciar la anarquía de hoy. 

La parte de herraje es de Antonio Rodríguez Pérez. Había también huelga de cine. 

Viva la Blanca Paloma 

Carmen Astolfi, Mayordoma.