Apóstol Santiago en el misterio de la Oración en el Huerto / HDAD. MONTESIÓN
Apóstol Santiago en el misterio de la Oración en el Huerto / HDAD. MONTESIÓN

ARTE E HISTORIA

Ruta Jacobea sevillana

Un repaso por toda la iconografía del Apóstol Santiago que se conserva en Sevilla

Por  0:15 h.

Santiago Apóstol. Con su realidad y su leyenda. Patrón de España. En Sevilla tiene hermandad y templo. Tiene presencia en piedra y en madera, en lienzo y en cerámica. Hasta podría tener su propia ruta local.

Apóstol Santiago en un retablo lateral de San Leandro / FRAN SILVA

Apóstol Santiago en un retablo lateral de San Leandro / FRAN SILVA

En el relato evangélico, Santiago el Mayor es hijo del pescador Zebedeo y hermano de Juan el Evangelista. El apelativo “el Mayor” serviría para distinguirlo del otro apóstol Santiago, designado más tarde. Según la leyenda y las interpretaciones medievales, su madre era María Salomé, hija del tercer matrimonio de Ana con Salomás. Junto a Pedro y a Juan, Santiago es uno de los discípulos principales de Jesús, los tres aparecen en la resurrección de la hija de Jairo, en la transfiguración en el Monte Tabor o en la agonía de Jesús en Getsemaní: de los misterios de Montesión, Panaderos o Rocío al retablo mayor de la iglesia del Divino Salvador.

Santiago fue ejecutado hacia el año 44 por el monarca Herodes Agripa I en Jerusalén, lo que lo convirtió en el primer apóstol martirizado. Una tradición antigua, de tiempos de Clemente de Alejandría (hacia 190) refiere que su delator, Josías, también fue martirizado después de su conversión.

María Salomé con sus hijos, detalle del retablo mayro de Santa Ana

María Salomé con sus hijos, detalle del retablo mayro de Santa Ana

Bastante más tardía es la propagación de la noticia que refiere la posible visita de Santiago a España, difundida entre los siglos VI y VII. La tumba con sus supuestos restos habría sido descubierta en Galicia en el siglo IX, dando lugar a una amplia leyenda, con múltiples variantes como suele ser habitual en las biografías legendarias de los santos, que motivó un extraordinario movimiento de peregrinación desde toda Europa a Compostela desde la Edad Media. Llegarían progresivamente detalles a su figura indicando el traslado de sus restos a España en barco, las señales milagrosas sobre su tumba captadas por el obispo Teodomiro o la adquisión de múltiples variantes iconográficas y milagrosas, desde su carácter de peregrino a apariciones en las que podía salvar a un peregrino alemán o en las que podía aparecer luchando contra los sarracenos en la batalla de Clavijo.

Apóstol Santiago, Pedro Delgado, retablo mayor de Santa Ana

Apóstol Santiago, Pedro Delgado, retablo mayor de Santa Ana

Santiago (Jacobo o Yago) centraría en Compostela una de las mayores peregrinaciones de Europa, por donde se trazó un camino que unió el occidente continental en un flujo constante de ideas que podían ir de lo devocional a lo estético, pasando por las creencias religiosas o por las habilidades constructivas. Las hermandades dedicadas a Santiago preparaban el camino a Galicia desde numerosos puntos de Europa. Un ejemplo: la hermandad de París  llegó a tener iglesia propia (hoy destruida), Saint Jacques, contando con una gran hospedería cerca de la Porte Saint Denis.

Cultos a Santiago Apóstol / HDAD. AMOR

Cultos a Santiago Apóstol / HDAD. AMOR

Santiago Apóstol, de rica iconografía, con vestiduras y libro o rollo, con espada, con gorro y concha de peregrino, con bastón o con capa, tiene en Sevilla un amplio muestrario de representaciones. En los días de celebración de su festividad, el recorrido por su iconografía en la ciudad debería comenzar en Triana, en el mismo retablo mayor de la parroquia de Santa Ana, en las excepcionales pinturas de Pedro de Campaña. Allí aparece representado como unos de los hijos de María Salomé, pintado sobre tabla, siguiendo la leyenda apócrifa del triple matrimonio de Santa Ana que se haría popular con la publicación de la Leyenda Dorada en el siglo XIII y con las visiones de Santa Coleta, un monja mística de Gante, en 1406, visiones en las que aparecía Santa Ana con su hijas y sus nietos. En el mismo retablo, en una entrecalle lateral, aparece representado el santo en una talla atribuida a Pedro Delgado y fechable hacia el año 1550.

Santiago en el paso del Beso de Judas / HDAD. REDENCIÓN

Santiago en el paso del Beso de Judas / HDAD. REDENCIÓN

El Apóstol es titular de la Hermandad del Amor desde su fundación en la iglesia de Santiago, en la década de los años cincuenta del siglo XVI. Su importancia se constata en la bula que concedió el Papa Clemente VIII en 1601 concediendo Jubileo Plenísimo en su festividad, al igual que en la sede gallega. Su imagen se suele situar en el círculo de Pedro Roldán, estando en la misma órbita que la talla de San Pedro también presente en el paso de la Sagrada Entrada en Jerusalén. Su aspecto actual viene condicionado por el añadido de ojos de cristal que en 1803 le realizó el hermano de la corporación Juan de Astorga. Curiosamente, las otras imágenes de Santiago en cofradías sevillanas, avatares de la historia, son tallas de Castillo Lastrucci, correspondiendo a los misterios de Montesión, Panaderos y Beso de Judas. Otra curiosidad es que precisamente la hermandad de la Redención radique en la actualidad en la iglesia de Santiago, dedicada al santo. Allí se conserva el monumental lienzo de Santiago en la Batalla de Clavijo, obra de Mateo Pérez de Alesio que originalmente presidió el retablo principal de la iglesia. El pintor italiano, que también realizó en Sevilla el monumental freso de san Cristóbal de la Catedral, realizó aquí una compleja composición centrada por un batallador apóstol frente a los musulmanes, un lienzo en el que llama la atención la inquietante mirada que otorgaban los pintores del Renacimiento a los caballos, al colocarle ojos con aspecto humano.

Santiago matamoros por Mateo Pérez de Alesio

Santiago matamoros por Mateo Pérez de Alesio

Mirada penetrante es la que mantiene el lienzo de José de Ribera que se conserva en el Museo de Bellas Artes, proveniente de la donación que realizó González Abreu en 1928. El apóstol aparece en una austera posición frontal, con semblante sereno y profundo, mirando al espectador de forma directa. Porta posiblemente una alusión a los Evangelios y a su predicación en Hispania. Con un espectacular manto rojizo y una leve alusión a su bastón de peregrino, es obra de gran carga sicológica, extremadamente realista en las arrugas de las manos e, incluso, en la suciedad de sus uñas, otro rasgo hiperrealista de Caravaggio que Ribera asimiló en su pintura napolitana, junto al juego de luces y sombras hábilmente contrapuestas en las que puede ser  una de las mejores representaciones conservadas en Sevilla del apóstol.  Por citar otro ejemplo, el museo expone otro lienzo con su iconografía, el lienzo de Francisco Polanco que muestra al santo con todos sus atributos, la espada, el gorro con la venera y el bastón de peregrino, un lienzo de recuerdos zurbaranescos que tiene una inscripción que confirma su identificación.

Detalle frontal altar iglesia de Santiago, foto web Retablocerámico

Detalle frontal altar iglesia de Santiago, foto web Retablocerámico

En la ruta jacobea por Sevilla es lugar fundamental la Catedral, donde se representa al santo en repetidas ocasiones. Aparece ya en la portada principal o de la Asunción, formando parte del apostolado que labró Ricardo Bellver a finales del siglo XIX como finalización de una arquitectura hasta entonces inconclusa. Acumula más siglos de historia la representación gótica sobre tabla que forma parte del retablo de la capilla de San Bartolomé, siendo muy poco conocida por el gran público la representación, hoy tan políticamente incorrecta, como Santiago matamoros en la llamada Capilla del Mariscal, presidida por un excelente retablo renacentista de Pedro de Campaña en el que se inserta esta escena.

Santiago Apóstol, José de Ribera, h. 1634, Musoe Bellas Artes Sevilla

Santiago Apóstol, José de Ribera, h. 1634, Musoe Bellas Artes Sevilla

En la nave del Evangelio se encuentra la capilla dedicada a Santiago, presidida por el gran lienzo realizado por Juan de Roelas en 1609 con la escena de la Batalla de Clavijo, una efectista  composición enmarcada por un retablo realizado por Bernardo Simón de Pineda en 1663, una capilla que alberga otras joyas artísticas como el lienzo de Valdés Leal que corona el retablo o la tumba gótica del arzobispo Gonzalo de Mena, obra de 1401.

En el recorrido por la Sevilla jacobea no faltan sus representaciones en azulejos y retablos cerámicos distribuidos por la ciudad. Junto a los conservados en el templo de su nombre, destaca especialmente el que lo representa en la fachada del hospital de la Caridad, de nuevo una obra con la iconografía de la batalla de Clavijo. Aunque la fachada de la iglesia se terminó en la segunda mitad el siglo XVII, el azulejo se realizó en la década de 1730, en el taller trianero de José García aunque sea desconocido su autor. La dinámica composición se sitúa en el primer cuerpo de esta fachada, formando pareja con el panel dedicado a San Jorge, también montado a caballo. Ya del siglo XX son otras representaciones incluidas en apostolados como los que decoran los zócalos de la parroquia de San Román o la capilla jesuita de Los Luises, en la calle Trajano.

Lienzo de Francisco Polanco, Museo de Bellas Artes, procede del convento de Capuchinos

Lienzo de Francisco Polanco, Museo de Bellas Artes, procede del convento de Capuchinos

Santiago en madera y hasta en pintura mural. En el convento de San Leandro, formando parte del retablo dedicado a San Juan Evangelista, se sitúan diversas piezas comprometidas el 9 de febrero de 1633 por Francisco de Ocampo, imágenes de bulto redondo que representan a Santiago el Menor y Santiago el Mayor, María Salomé y María Cleofás. El apóstol aparece aquí representado con cu capa de peregrino, el libro y el bastón con la calabaza de los peregrinos. Es la iconografía que aparece en los pilares de la iglesia de la Magdalena, antiguo convento de San Pablo, donde el pintor Clemente de Torres realizó varios de los apóstoles que decoran los pilares del templo, una obra en la que también debió participar el taller de Lucas Valdés.

En conventos, iglesias, museos y capillas. En barro, piedra, madera, cerámica o lienzo. Hasta en la distancia de lo que un día fue sevillano, el apóstol Santiago pintado por Murillo o por Alonso Cano, hoy en los museos del Prado y del Louvre. La ruta jacobea no está tan lejos.

Apóstol Santiago junto a San Pedro en la puerta de la Asunción

Apóstol Santiago junto a San Pedro en la puerta de la Asunción

Retablo de San Bartolomé, Catedral de Sevilla

Retablo de San Bartolomé, Catedral de Sevilla

Santiago en la capilla del Mariscal, Catedral de Sevilla.

Santiago en la capilla del Mariscal, Catedral de Sevilla.

Lienzo de Roelas en la capilla de la Catedral de Sevilla

Lienzo de Roelas en la capilla de la Catedral de Sevilla

Azulejo Hospital Caridad

Azulejo Hospital Caridad

Detalle pilar parroquia San Román

Detalle pilar parroquia San Román

Azulejo capilla de los Luises

Azulejo capilla de los Luises

Detalle retablo convento de San Leandro, foto Pepe Becerra

Detalle retablo convento de San Leandro, foto Pepe Becerra

Pilar de la parroquia de la Magdalena

Pilar de la parroquia de la Magdalena

Santaigo por Murillo, Museo del Prado

Santaigo por Murillo, Museo del Prado

Lienzo de Alonso Cano procedente de Santa Paula

Lienzo de Alonso Cano procedente de Santa Paula

Manuel Jesús Roldán

Manuel Jesús Roldán

Manuel Jesús Roldán

Últimas noticias deManuel Jesús Roldán (Ver todo)