La Junta restaurará el monasterio de San Isidoro del Campo de Santipone y baraja darle uso cultural

Por  7:46 h.

Image

La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía restaurará el monasterio de San Isidoro del Campo de Santiponce (Sevilla) y baraja la posibilidad de darle un uso expositivo a parte del mismo. La consejera de Cultura, Rosa Torres, explicó en una respuesta parlamentaria, que la Junta “va a restaurar íntegramente el monasterio según las correspondientes fases presupuestarias y teniendo en cuenta los usos y habilitaciones en cada caso”.

Así, concretó que existen dos proyectos, el primero referente a la restauración de la torre barroca y la antigua nave de las Cerveceras y el segundo sobre la intervención en la cerca y la plataforma delantera de la fachada neoclásica.

De este modo, Torres aseguró que la intervención en la torre barroca y la cubierta del claustro del monasterio es “la más inmediata”, además de anunciar que “durante la presente anualidad se van a realizar otras intervenciones en el interior, como son la consolidación urgente de naves y la terminación de la restauración del retablo del Santo Cristo”.

Con respecto a los futuros usos de este monasterio, la consejera del ramo afirmó que “se contempla la posibilidad de que, en un futuro, parte del recinto se convierta en un espacio expositivo para la ciudad de Sevilla, en el que se puedan realizar exposiciones temporales”.

La historia

El monasterio de San Isidoro del Campo fue fundado en 1301 por Alonso Pérez de Guzmán y María Alonso Coronel en el lugar donde, según la tradición, había sido enterrado San Isidoro de Sevilla, cuyos restos fueron descubiertos y trasladados a León en 1063.

Este monasterio-fortaleza en el que se yuxtaponen los estilos gótico y mudéjar, con doble iglesia y más de 30.000 metros cuadrados, ha estado desde su fundación bajo la administración espiritual y temporal de diferentes órdenes religiosas y fue ampliándose y enriqueciéndose con los siglos, llegando a contar con una torre, una espadaña, cinco claustros y, junto a las dependencias monacales, la procuraduría, la hospedería y las instalaciones agropecuarias propias de estas instituciones, que pretendían ser autosuficientes.

En torno al Claustro de los Muertos se articulan las dependencias del núcleo medieval: iglesias, refectorio, sacristía, sala capitular, etc. Sus propiedades eran muy numerosas e incluían la población de Santiponce, ubicada originariamente a orillas del Guadalquivir hasta que fue destruida por una riada en 1603, tragedia que provocó el traslado de la población a las ruinas de Itálica y dio lugar al actual asentamiento.