Santa Catalina: Un gran patrimonio en bienes muebles que también está en peligro

Por  9:19 h.

ImageSi esos dos años hubieran transcurrido ya y toda la ciudad viera el esplendor mudéjar de Santa Catalina conservado y restaurado para mayor gloria de los creyentes y de los amantes del patrimonio de la ciudad, aún nos quedaría pendiente una asignatura de abrumadora importancia: los bienes muebles de una iglesia que, por ejemplo, no aguanta un primer plano de su retablo principal, convertido en un autentico «avispero» por el taladro de la carcoma.

Martínez Montañés, Pedro Roldán…

El patrimonio plástico y escultórico de Santa Catalina es tan valioso como las firmas que lo sustentan: Martínez Montañés, Pedro Roldán, Pedro de Campaña, Murillo, Pacheco…

Primeras líneas todos de un tesoro que, una vez salvada la joya mudéjar que los guarda, habría que ir en su socorro so pena de perderse para siempre y pasar a la historia del arte como el pueblo que sucedió a los bárbaros arrasando allá por donde pasaba. En este caso ni eso. En el caso de Santa Catalina estaríamos hablando de unos bárbaros que, por olvido e ignorancia, acabaron con lo mejor que le entregó el tiempo. Sevilla es capaz de hacerlo.

Image Image