Fernando Aguado, Dario Fernández, Lourdes Hernández, Israel Redondo y Juan Manuel Parra / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

La imaginería contemporánea se da cita en el Santo Ángel

Hasta el 30 de abril pueden visitar una exposición donde se da a conocer la escultura en el siglo XXI

Por  0:35 h.

Puede que no tenga el valor suficiente la fotografía, pero juntar a cinco escultores en Cuaresma a la vez, es una tarea bastante difícil. Aún será mayor el tesoro cuando pasen los años y las siguientes generaciones admiren al gran grupo de escultores que tuvimos en Sevilla en el siglo XXI. 

Todos ellos estarán hasta el 30 de abril inclusive, en el museo – biblioteca de la iglesia conventual del Santo Ángel. Ellos, son los protagonistas de la exposición «MATER, FONS AMORIS». Se trata de una apuesta que la comunidad de los Carmelitas Descalzos han querido tener con la escultura contemporánea en unas instalaciones que fueron inauguradas hace justo un año.

El tema central a tratar es el de la dolorosa que indicaba el Padre Juan Dobado, «podemos encontrar un modelo en barro, de busto, otras terminadas en terracota, madera policromada o de tamaño académico. En definitiva, acercar el mundo de la imaginería en su proyección, tan importante que vemos en un notable número de imagineros y que algunos de ellos que hemos reunido aquí, en esta exposición»,
«Era hacer algo para poner en valor el mundo de la imaginería entre la escuela sevilla, granadina – malagueña y cordobesa», aseguraba Juan Dobado en la presentación de la exposición. 
En esta muestra participan cinco imagineros sevillanos (Israel Redondo, Fernando Aguado, Darío Fernández, Lourdes Hernández y Juan Manuel Parra), dos cordobeses (Romero Zafra y Bernal) e Israel Cornejo de la malagueña, donde también se ha querido contar con la participación de Ruiz Montes, pero no ha sido posible al no haber podido ceder uno de sus bocetos. 
 
Por otro lado, también ha sido presentada una pintura perteneciente a los fondos del museo, del siglo XVII, que muestra el origen de cómo vestir a una dolorosa, «el atuendo en el que las dolorosas sean vestidas tal y como la conocemos en el barroco español proviene de la Soledad de los Mínimos de Madrid. Esa famosa Virgen que la Reina Isabel de Valois vistió con su propia ropa de viuda, blanco y negro, creando el prototipo de vestir a los Dolores y Soledad con esa iconografía».
En definitiva, una gran ocasión para ver alguna obra de estos grandes escultores del siglo XXI, «ninguna es igual, todas son totalmente diferentes. Un universo que da mucho de sí, y que vemos la gran maestría de los imagineros de nuestra tierra». De martes a sábado de 17.00 a 19.00 horas, tienen una cita para asistir a esta exposición en el Santo Ángel.

El hiperrealismo de Parra / M. J. RODRÍGUEZ RECHI