La brillante restauración a los titulares de los Servitas

Por  20:02 h.

Mañana se expondrá al culto la Virgen de los Dolores de la Hermandad de los Servitas tras su restauración en el IAPH. Traemos a pasionensevilla.tv un fragmento del artículo que Francisco José López de Paz publicó en la revista "Pasión en Sevilla" en su último número.

El conjunto de la Piedad de los Servitas lleva en el IAPH desde la semana de Pascua. Desde el paso, la Virgen de los Dolores y el Cristo de la Providencia fueron trasladados directamente a la sala de escultura de las instalaciones de la Cartuja donde están siendo sometidas a un proceso de restauración que va a devolverle al Cristo un color pálido y blanquecino muy distinto al que estábamos acostumbrados a ver.

El conjunto de la Piedad es el único misterio pasionista que se conserva del escultor en Sevilla. En 1730, al necesitar la hermandad de Los Servitas tallas de tamaño natural para sacarlas en procesión se encargó el grupo de la Virgen, el Cristo – a semejanza del pequeño conjunto al que le daba culto- con San Juan y la Magdalena. La Virgen de los Dolores planteaba problemas importantes sobre todo en el candelero y en la estructura pero no así en el rostro donde la intervención va a ser mínima.

El candelero que se le coloque en esta intervención va a ser ergonómico, es decir estará adecuado a la curvatura del Cristo que la Virgen porta en sus rodillas. Sí se va a respetar la policromía que en 1968 le dio Antonio Dubé de Luque que en aquel momento reparó a una dolorosa en muy mal estado de conservación con numerosos desconchones y grietas. “Lo que hice –indica el escultor- es dar una veladura suave para entonar las partes que reparé con el color de que tenía la imagen antes de mi intervención. Yo más que de policromía hablaría de veladuras…”.

Cristo de la Providencia / IAPHDubé de Luque rechazó en su día realizar este trabajo y fue entonces cuando Los Servitas acudieron al IAPH, primero para el estudio diagnóstico y después para el proceso que se sigue en este momento. En su opinión, las condiciones del altar donde se encuentran las imágenes y la mojada del Sábado Santo del año 2008 –tuve que secar –dice Dubé- charquitos de agua que se le habían formado al Cristo en el cuerpo- han tenido mucho que ver en el proceso de alteración de grupo escultórico.

Las imágenes se encuentran ahora en la sala de escultura del IAPH separadas del resto por un biombo. Dentro de ese ámbito donde trabaja Cinta Rubio ya se empieza a dejar ver el nuevo color del Cristo de los Servitas, tremendamente distinto al que tenemos en el recuerdo.

“Es pálido – susurra la restauradora mientras lo mira- .Es un hombre muerto”.

Encuentra más fotos como esta en Cofrades