Virgen con el Niño, a subasta en Isbilia

ARTE

Sevilla pone a subasta a una Virgen con el Niño de Murillo

La casa Isbilya pone a subasta a una obra atribuida a Murillo aparecida en 2013 en Bilbao

Por  1:17 h.

La celebración del Año Murillo se está viendo acompañada de la presencia de nuevas obras en el mercado y por la aparición de nuevas atribuciones al catálogo de Bartolomé Esteban Murillo. Un listado que se incrementa desde los inicios de la efeméride, con algunas atribuciones oportunistas y discutibles, y que tiene en los próximos días en Sevilla una cita indiscutible por el aval de expertos en el tema. La casa Isbilya saca a subasta los días 8 y 9 de mayo un amplio conjunto de obras entre las que destaca, como pieza destacada, un lienzo de la Virgen con el Niño atribuido a Bartolomé Esteban Murillo, una pieza que viene respaldada por prestigiosos informes con motivo de su primera aparición en el mercado en marzo del año 2013 en Bilbao, en una subasta en la que la intervención del Estado paralizó su definitiva venta.

Virgen con el Niño, a subasta en Isbilia

El lienzo que ahora sale a subasta, una pieza de 107 x 84 cm que muestra una repetida iconografía murillesca en la que la Virgen porta al Niño, fue estudiado entonces por el reconocido catedrático de Historia del Arte Enrique Valdivieso, que nos ha confirmado su catalogación ante la venta de la obra. El máximo especialista en la obra de Murillo apuntaba la posible realización de la obra en torno a 1660, señalando “que existe un original de este mismo tema en una colección particular en San Francisco (USA) que, durante muchos años, estuvo en Norton Simon Fundation de Los Ángeles, de donde fue vendida. Ambas versiones son prácticamente idénticas y sólo existen mínimas diferencias entre ellas, consistentes en que el rictus de la boca de la figura de la Virgen de la pintura que hoy se encuentra en San Francisco presenta los labios ligeramente entreabiertos, y también porque esta obra presenta las veladuras mejor conservadas que en la versión que presentamos.”

Virgen con el Niño, a subasta en Isbilia

Quizás una de las iconografías más repetidas en la producción de Murillo, un claro ejemplo de su triunfo entre la clientela sevillana, que debió solicitar numerosas revisiones o reinterpretaciones de la misma obra, habiendo llegado muchas de ellas a nuestros días, según se recogía ya en la exhaustiva monografía que don Diego Angulo dedicó al pintor sevillano.

Virgen con el Niño, a subasta en Isbilia

Una referencia recogida por el profesor Valdivieso que destaca un ejemplar conservado en una colección particular de Barcelona, mostrando además pistas sobre las posibles fuentes iconográficas empleadas por Murillo: “Para la ejecución del modelo físico de la Virgen con Niño que Murillo utilizó en la configuración de esta obra, debe señalarse, como indicó inicialmente don Diego Angulo, la influencia de la genial representación de la llamado Virgen de la silla de Rafael, hoy en el Palazzo Pitti de Florencia, que el artista conocería a través de un grabado.

Como también señaló Angulo, Murillo debió de utilizar una estampa de un original de Ribera que se conserva en el Museo de Philadelphia, del cual existe una copia en la iglesia de la Caridad de Sevilla, que sin duda fue vista por el pintor ya que era hermano de esta institución. Murillo fue un gran maestro a la hora de representar afectividad en la vida familiar y doméstica, especialmente en el momento de plasmar la figura de la Virgen con el Niño. La perfecta descripción de los sentimientos que vinculan a la madre con el hijo deriva sin duda de que él fue el último de once hermanos y posteriormente llegó a tener ocho hijos, ello le permitió mejor que a nadie en la pintura a barroca describir el amor materno-filial de manera tímida y profunda. En representaciones como ésta, en la que el Niño aparece refugiado en el regazo de la Madre, se crea un clima de benignidad entre los protagonistas de la pintura y el espectador, reforzados por el efecto de que ambos miran a los que contemplan la escena.” Incide el profesor Valdivieso en que  “la atención que acaparan los dos santos personajes se incrementa al estar rodeados de una intensa penumbra que elimina todo tipo de detalle ambiental para poder aumentar el efecto de su contemplación.

Virgen con el Niño, Rafael Sanzio, posible modelo de una iconografía

Esta oscura atmósfera, en el estado original de la pintura, debió de ser gris verdoso, un poco más clara que actualmente puesto que el tiempo la ha transformado en una tonalidad más opaca. Destaca en esta pintura el cromatismo rosáceo de la túnica que cubre la figura de la Virgen y que contrasta con las tonalidades más oscuras del velo que cae en curva desde la cabeza hasta la cintura de la Virgen. También se encuentra modificado por el tiempo el tono azul del manto de María que cubre la parte inferior del cuerpo”.

Se añade a la valoración del cuadro el informe precedente de Ismael Pérez Pastor, profesor del Departamento de Historia y Teoría del Arte de la Universidad Autónoma de Madrid, que también relacionó la obra con el lienzo que perteneció al Norton Simon Museum de Pasadena en California: “Sin embargo, esta pintura muestra una alta calidad, algo distinta a la del cuadro de referencia, como consecuencia de estar ejecutado con una factura más suelta, correspondiente a fechas avanzadas dentro de la evolución general del estilo de Murillo… la variación más notable de la composición es sin duda la del escorzo de la cabeza del Niño Jesús en su integración sobre el pecho de la Virgen, que afecta a la misma expresión de su rostro, que lo convierte en un modelo diferente y nuevo, de semblante menos desconfiado y alegre…”.

Virgen con el Niño, obra de Murillo en la Wallace Collection de Londres

Gutiérrez Pastor indicaba los años de 1660-1665 como posible fecha de realización de al obra, “siendo a su vez anterior a la Virgen con el Niño de la Walter Art Gallery de Liverpool, realizada en 1673, una pintura que puede considerarse como una versión evolucionada y de cuerpo entero del mismo modelo”. En este estudio también se consideraba al lienzo que sale a subasta como anterior a la Virgen con el Niño de la colección Wallace de Londres “que representa una composición general muy semejante, aunque dentro de un óvalo pétreo fingido”.  Su conclusión final era que el lienzo era una segunda versión del original que perteneció a la colección Norton Simon, destacando la calidad y las variantes que ofrecía con respecto con respecto a la obra primera.

Virgen con el Niño, de Murillo, en el Metropolitan de Nueva York

El triunfo de esta representación de la Virgen con el Niño fue tan general que motivó su repetición, no sólo por el maestro sino por muchos de sus discípulos posteriores. Según el investigador sevillano Gonzalo Martínez del Valle “es sin duda el prototipo de Murillo más copiado con diferencia. Muchas iglesias sevillanas tienen alguna copia, la parroquia de san Isidoro llega a tener dos”.  Por citar un ejemplo, una de las mejores versiones de este modelo se conserva en el templo de San Martín, una obra que, en la última monografía del profesor Valdivieso dedicada a la escuela del maestro sevillano, se atribuye a la figura de Juan Simón Gutiérrez, uno de los grandes seguidores de la estética de Bartolomé Esteban Murillo.

Una nueva aportación y nuevas perspectivas de estudio en torno a Bartolomé Esteban Murillo. El maestro no deja de ser foco de atención y fuente de novedades en el año su aniversario. Lo más próximo, Murillo a subasta.

Virgen con el Niño, Murillo, Galería Borghesse

Virgen con el Niño, obra de Juan Simón Gutiérrez en la iglesia de san Martín.

La popular Virgen de la Servilleta, obra de Murillo realizada para el convento de Capuchinos

Virgen con el Niño, obra de Juan Simón Gutiérrez en la iglesia de san Martín.

 

Manuel Jesús Roldán

Manuel Jesús Roldán

Manuel Jesús Roldán

Últimas noticias deManuel Jesús Roldán (Ver todo)