Siete fechas en una vida de servicio

Por  9:47 h.

Image 1904. Nacimiento. José María Bueno Monreal nace en Zaragoza en 1904, hijo de unos padres profundamente religiosos. Adquiere una sólida formación eclesiástica, primero en el Seminario San Dámaso de Madrid y más tarde en la Pontificia Universidad Gregoriana y en la Pontificia Academia de Santo Tomás de Aquino de Roma, donde obtiene los doctorados en Teología, Derecho Canónico y Filosofía, completándola más adelante en Madrid con el doctorado en Derecho Civil.

1945. Episcopado. Es elevado el Episcopado y realiza su labor en la diócesis de Jaca. En 1950 es trasladado al obispado de Vitoria en circunstancias difíciles cuando el territorio del País Vasco queda dividido en tres diócesis independientes.
1954. Sevilla. En octubre de ese año es nombrado arzobispo coadjutor de la Archidiócesis de Sevilla con derecho a sucesión, con el título de Arzobispo de Antioquía de Pisidia, trasladándose a la ciudad y tomando posesión de su cargo el día 2 de noviembre. Los primeros años de su nuevo puesto pusieron a prueba a Bueno Monreal, pero su talante de hombre conciliador y dialogante le permitió dominar la situación y restablecer la estabilidad en el entorno social, político y religioso de la diócesis.
1958. Cardenal. El 15 de noviembre es nombrado cardenal por el Papa Juan XXIII, del cual era un gran admirador.
1962. Pastoral. Incansable defensor de las causas sociales, publica una pastoral de gran repercusión titulada «Algunos problemas sociales de la Archidiócesis de Sevilla» -basada en la Encíclica «Mater et Magistra»-, donde analizaba los salarios insuficientes a los trabajadores, el paro obrero, los deberes de los poderes públicos y la necesidad de reformas sociales.
1969. Sínodo. El Concilio Vaticano II causó en el cardenal un fuerte impacto. Quiso aplicar de inmediato sus reformas y para ello convocó ese año el Sínodo Hispalense, el primero en España después del Concilio, clausurándolo en 1973. El acontecimiento significó un importante revulsivo en la Iglesia sevillana. Desde su llegada al episcopado potenció y modernizó los centros de formación. Así en 1969 fundó el Centro de Estudios Teológicos de Sevilla, al que en un principio se llamó Centro de Estudios Eclesiásticos. Algo similar había hecho anteriormente en Vitoria con la Escuela Superior de Estudios Teológicos, más tarde Facultad de Teología.
1982. Enfermedad. La limitación física que sufrió hasta su fallecimiento, como consecuencia de la grave enfermedad ocurrida en Roma, supo aceptarla con resignación y hasta con la alegría que era consecuencia de su fe en el Señor.
Con datos de Julio Jiménez Blasco, historiador