Sones de Sol para mantener la tradición de las Lágrimas de San Pedro

La banda del Sol volvió a celebrar las Lágrimas de San Pedro en lo más alto de la Giralda

Por  15:38 h.

Vídeo: Fernando Comas

Los clarines de la banda del Sol volvieron a sonar en lo más alto de la Giralda para interpretar las Lágrimas de San Pedro. Más de tres décadas llevan interpretándose después que esta formación musical hiciera esta recuperación que tuvo casi treinta años sin llevarse a cabo tras seis siglos de historia.

Se realizan un total de tres sesiones comprendidas entre las 0.00 horas, las 9.30 y las 12.00 del mediodía. En la última de ellas, la banda del Sol realizaba un pasacalles encabezado por los alabarderos, seguidos por dos tambores y seis clarines.

La comitiva hacía su entrada por la puerta de Campanillas después de recorrer el entorno catedralicio ante la atenta mirada de los turistas que captaban el momento sin comprender lo que veían. Antes de iniciar la subida a la Giralda, rinden honores a la patrona de Sevilla y la Archidiócesis, la Virgen de los Reyes.

Los alabarderos hacen guardia en la puerta de Palos mientras comienza el repique de las campanas de la Giralda que dan paso al toque de los seis clarines de la banda del Sol. Tocan tres veces la misma melodía, recordando las veces que Pedro negó a Jesús. Suena en los cuatro puntos cardinales de Sevilla iniciados mirando hacia el Alcázar para girar al Aljarafe, el Ayuntamiento y por último, a la plaza Virgen de los Reyes.

Una vez que regresan a la Catedral, vuelven a rendir honores a la patrona hasta despedirse en el tesoro de la Santa Iglesia Catedral.

PARA VER LA GALERÍA COMPLETA DE M . J. RODRÍGUEZ RECHI, PINCHE SOBRE LA IMAGEN

Breve reseña histórica

El nombre fue tomado por el apóstol San Pedro, primer papa de la iglesia, en el atrio de la casa de Caifás. Puede ser, una de las tradiciones más antiguas de Sevilla recuperar por el escritor y articulista de ABC, Antonio Burgos y el empresario Rogelio Gómez, con la ayuda del canónigo Federico María Pérez Estudillo y el por aquel entonces director de la banda del Sol, Eusebio Álvarez Ossorio.

Se trata de unos lamentos convertidos en toque de corneta, procedente del siglo XV cuando el infante Don Fernando regresaba de la conquista de Antequera, hicieron toques de regocijos, repiques y luminarias en la noche de San Pedro.

En 1551, el Canónico Rivera, destina sus bienes para financiar esta tradición. En las Memorias de fuego del abedor de la Iglesia Mayor Don Juan de Eguirola se hace referencia al pago de fuegos artificiales, por encargo del mayordomo del Cabildo Catedral, realizan Don Pedro de Villalobos y Don Francisco Alemán.

En 1629, el Cabildo dispone que sólo se permitan fuegos en la noche de San Pedro. Entre 1647 y 1648 es Don Diego Alemán el responsable de esta celebración. Se interrumpe esta tradición entre los años 1839 a 1865 reanudándose a partir de entonces y sin interrupción hasta 1961. En 1983, se solicita hasta que en 1986 vuelve a interpretarse esta tradición por parte de la banda del Sol.
Es sin duda, una formación especialista en este tipo de actos. También durante el año realizan los Gozos de San Teodomiro en Carmona, los Gozos de la Inmaculada en el Silencio, la «Candelá de la O» y las vísperas de la Virgen del Carmen en Calatrava entre otros.