Torreblanca abrazó a la venerada imagen de San Antonio de Padua

Por  1:23 h.

ImageA las ocho de la tarde se abrieron las puertas de la Parroquia de San Antonio de Padua para la salida procesional de San Antonio de Padua, Santo de amplia veneración en el barrio sevillano de Torreblanca.

Muchas fueron las personas que acompañaron a este Santo durante todo el recorrido, que le llevó hasta la otra parroquia del barrio, la del Inmaculado Corazón de María, imagen mariana que estaba expuesta en devoto Besamanos.

Fue ayer un día grande en este barrio y en sus dos parroquias.

El cortejo lo abría el Estandarte de San Antonio de Padua, seguido de hermanos portando cirios, Guión de Juventud, hermanos con cirios, Estandarte corporativo, presidencia, cuerpo de acólitos, paso y banda.

Image

El acompañamiento musical corrió a cargo de la Agrupación musical “Nuestra Señora de los Reyes ” de Sevilla, que es la que habitualmente acompaña al misterio de esta hermandad en su caracter penitencial en la jornada del Sábado de Pasión.

Esta formación musical iba con el uniforme de verano: pantalón oscuro y camisa de color beige con el nombre de la agrupación y hombreras con el escudo del colectivo. Interpretó a la salida dos clásicos: Himno de San Antonio y Virgen de las Angustias, de Manuel Rodriguez Ruiz. Buen nivel el que demostró esta formación en el día de ayer.

Este año los costaleros que portaron a San Antonio de Padua era los de la cuadrilla del misterio, comandados por Manuel Rocha Cayón, actual Hermano Mayor de este cofradía. Cada año se altarnan las cuadrillas de mistrio y del palio para llevar al Santo.

Image Image

Hubo un pequeño incidente poco después de salir la cofradía, cuando se dirigía el paso hacia la Plaza del Platanero, ya que el Niño Jesús que porta San Antonio de Padua en sus manos iba algo suelto, por lo que el prioste tuvo que subirse a las andas para subsanar dicha anomalía.

Estrenó esta procesión los faldones del paso, en tonalidad amarilla, sustituyendo a otros de color marrón.

El exorno floral estaba compuesto por gran variedad de flores, donde destacaban entre otras las rosas y las margaritas, en colores amarillo y anaranjado, que intentaban hacer un conjunto homogenéo con los faldones antes descritos.