El pregonero flanqueado por el alcalde y el arzobispo / J. M. SERRANO

Triunfo en casa del pregonero por goleada de amistad

El arzobispo, el alcalde y el Consejo de Cofradías cumplimentaron a Alberto García Reyes en su hogar

Por  0:28 h.

El pregón de Semana Santa de Sevilla se juega a un solo partido a partir del mediodía del 2 de abril, domingo de Pasión, pero el primer triunfo de las semifinales se lo lleva el pregonero en casa. Y esta vez fue por goleada de amistad y de cariño que derrocharon los invitados de Alberto García Reyes, periodista de esta Casa. A tenor del entusiasmo que desplegaron sus partidarios, el campeonato -que, por supuesto, tendrá que refrendar Sevilla el día de la finalísima- está al alcance de su mano.

El arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo Pelegrina; el alcalde de la ciudad, Juan Espadas, y la junta superior del Consejo de Cofradías, encabezada por su presidente, Joaquín Sainz de la Maza, cumplieron ayer con una de esas costumbres entrañables que acompañan al pregón de Semana Santa: cumplimentaron en su casa al pregonero de la Semana Santa.

Como la puntualidad es la cortesía de los gobernantes, el alcalde Espadas llegó antes de las nueve de la noche al domicilio familiar del pregonero acompañado por el concejal delegado de Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera. Por delante habían llegado los miembros del Consejo de Cofradías, algunos invitados especiales del anfitrión y el pastor de la Iglesia de Sevilla, a quien acompañaba el delegado diocesano de Hermandades, Marcelino Manzano.

PINCHA EN LA IMAGEN PARA VER LA GALERÍA DE FOTOS DE J. M. SERRANO

PINCHA EN LA IMAGEN PARA VER LA GALERÍA DE FOTOS DE J. M. SERRANO

 

Entre los amigos especialmente convocados por el pregonero, destacaban Curro Romero y Carmen Tello; el hermano mayor de los Gitanos, José Moreno; el pregonero del año pasado, Rafael González Serna; el director de la Bienal de Flamenco, Cristóbal Ortega; el juez y expregonero Francisco Berjano; el cantante Manuel Lombo; el hostelero Rogelio Gómez «Trifón»; el delegado diocesano de Medios de Comunicación Social, el presbítero Adrián Ríos; el director de ABC de Sevilla, Álvaro Ybarra; y el gerente de ABC Andalucía, Álvaro Rodríguez Guitart, entre otros. La casa se quedó pequeña, no por las dimensiones de la residencia familiar, sino por la entrañable calidez que dispensaron los familiares del pregonero multiplicándose para atender con solícita obsequiosidad a todos los invitados, distribuidos en corrillos por la planta baja de la vivienda.

En las charlas, forzosamente distendidas a dos semanas de la Cuaresma, el pregón en sí ocupó poco tiempo. La condición de periodista cotidiano del pregonero, de la que tienen cumplida cuenta los lectores de ABC cada día, favoreció el encuentro con el alcalde y el arzobispo en un curioso intercambio de papeles con lo que suele dictar la norma: el reportero pregunta y las autoridades responden. En este caso, fue al revés.

Asenjo y Espadas intercambiaron algunas cuestiones sobre los pormenores del texto literario con que García Reyes pregonará la Semana Santa a Sevilla dentro de 44 días. No faltaron chanzas ni buen humor en esa cita para la que el pregonero había abierto, literalmente, las puertas de su casa de par en par.

En seguida, sin embargo, se rompieron las formalidades y se pasó a comentar la actualidad cofradiera, entre la que ocupó especial relieve el fallecimiento de Manuel Muñoz Mayoral, armao de los pies a la cabeza y cabal devoto de la Virgen de la Esperanza que no faltaba a ninguna sabatina en la basílica de la Macarena. Allí precisamente, cabe el Arco, está previsto que se dispute la vuelta de esta semifinal antes del gran acontecimiento de la Sevilla cofradiera en el Teatro de la Maestranza.

Monseñor Asenjo fue el primero en retirarse, no sin antes agradecer la disponibilidad y la largueza del anfitrión de este encuentro, uno más, de confraternización con el pregonero. Pero fueron muchos los que apuraron la soirée abusando de la hospitalidad. Una espléndida noche en que los amigos se impusieron por goleada.

Y, por supuesto, no faltaron las croquetas. Por cierto, magníficas.

Javier Rubio

Javier Rubio

Javier Rubio

Últimas noticias deJavier Rubio (Ver todo)