Un altar exquisito para una devoción desmedida

Por  1:33 h.

Image

El altar del Jubileo de la Catedral de Sevilla parece ser el marco perfecto para cualquier celebración que tenga lugar en el mayor templo de la ciudad: confirmaciones, coronaciones canónicas, Pregón de las Glorias…

ImagePero, sin duda, toda su belleza queda superada cuando aloja a la Virgen de los Reyes bajo su gran custodia.

El prioste mima al detalle cada elemento que hace su presencia en el altar. Ayer mismo, las camareras Dolores Gálvez “Lolina” y Ana María Molero corregían, por la mañana, la vestimenta del Niño Jesús que tapaba, levemente, su cara. San Isidoro y San Leandro rematan la escena escoltando a la que asegura que “por Ella reinan los Reyes”.

Las flores se distribuyen en jarras que aportan armonía y frescura al conjunto. Los atriles desde los que se dirigen los cantos y se realizan las lecturas enmarcan una postal que recuerda que, todos los años, algo grande ocurre en el más caluroso del año.

Con escenarios así no es de extrañar que la Virgen María se acerque, cada 15 de agosto, a contemplarse de cerca.

Image

Image Image

Image

Image

Image

Image

Image

Fotografías: José Antonio Rodríguez