La Patrona de la Fe

Por  12:25 h.
La Virgen de los Reyes en la extraordinaria / PABLO LASTRUCCI

La Virgen de los Reyes, la Patrona de Sevilla y toda su Archidiócesis, recorrió las gradas bajas de la Santa Iglesia Catedral, el establecido desde 1958 por el Cardenal Bueno Monreal, cumpliendo con el acto organizado por la Iglesia en las Hermandades de Gloria por el año de la Fe.

Como si de un quince de agosto se tratara, a las siete y media de la mañana, se ponía en marcha el cortejo formado por las Hermandades con el carácter de Gloria con el Consejo de Cofradías, la Asociación de fieles de la Virgen de los Reyes, la Archicofradía Sacramental del Sagrario y el Cabildo Cateralicio.

Media hora más tarde como la tradición manda, la Patrona de Sevilla cruzó la Puerta de Palos ante uno de los silencios más emotivos de cuantos suceden en Sevilla a lo largo del año. Los sevillanos piden tres deseos en ese mismo instante, antes del repicar de las campanas de la Giralda, donde dan además gracias por los favores recibidos.

La Coral de la Catedral acompañó al rezo durante todo el recorrido, entonando canciones y motetes, pudiendo ser oído por la megafonía instalada en el recorrido, para algunos criticado y otros favorecidos, en el que se rezaron los Misterios del Santo Rosario en el que un niño realizó las peticiones posteriores al rezo.

Primer Misterio: por los frutos espirituales del año de la Fe. Lugar: Plaza Virgen de los Reyes.

Segundo Misterio: por los que viven en condiciones de pobreza y sufrimiento. Lugar: Placentines, esquina Alemanes.

Tercer Misterio: por las vocaciones sacerdotales y religiosas. Lugar: Alemanes, esquina Avenida de la Constitución.

Cuarto Misterio: por las familias, célula vital de la sociedad. Lugar: Avenida de la Constitución, esquina Fray Ceferino González.

Quinto Misterio: por las intenciones del Santo Padre y por la Iglesia. Lugar: Plaza del Triunfo.

Dos horas y media de procesión, dos horas con la Patrona en la calle, donde fue situada de cara a los fieles a su finalización en la Puerta de Palos, donde el Señor Arzobispo, Monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, dio la bendición final ante los asistentes a la procesión, donde hizo hincapié en que la Virgen de los Reyes nunca está sola ni pasa de moda, una devoción al alcance de todos, pidiendo por los más necesitados y cumpliendo al llamamiento de Benedicto XVI por el año de la Fe, deseando por otro lado un buen Pontificado el Santo Padre Francisco.

Curiosidades

La Virgen de los Reyes no salió desde el altar del Jubileo sino desde la Capilla Real tanto a la salida como a la entrada donde los asistentes elevaron el canto de su himno.

El exorno floral estuvo formado por gladiolos, azucenas y claveles blancos, en vez de los tradicionales nardos que presenta cada quince de agosto.

El Arzobispo de Sevilla, Monseñor Asenjo no presidió la procesión al no portar la mitra y el báculo, presenciando el Rosario delante de la Virgen y no detrás como es habitual, un lugar que fue para los seminaristas y todos los sevillanos que acompañaron a la Patrona.

Manto

La Patrona porta el manto de la “Coronación”, una de las grandes joyas del bordado del siglo XX, de hilo de plata sobre tisú celeste , uno de los de mayores dimensiones con ampulosos y ricos dibujos sobre la tela, provocando el estilo “regio” de la pieza.

Está elaborado en el taller de Olmo bajo el diseño de Herminia Álvarez Udell, persona que ideara entre otros el manto de salida de la Virgen de las Lágrimas, Patrocinio o Concepción.

La Condesa de Casa Galindo es la donante de la pieza, estrenado y elaborado para su Coronación Canónica en1904 durante el triduo celebrado del 1 al 4 de diciembre del citado año.

Su última restauración consta de hace varios años por el taller de Sucesores de Herederos de Esperanza Elena Caro.

A su vez de la elaboración del manto, le fue realizado un ropaje al Niño Jesús bajo el mismo dibujo similar al mencionado de esta pieza.

La última vez que porta este manto, lo hizo en su salida del quince de agosto del año 2010. Anteriormente lo hizo en su salida de 2005. Como anéctoda, veremos a la Patrona tal y como salió en su salida extraordinaria del 8 de diciembre de 2004, por el primer Centenario de su Coronación Canónica.

Un dato negativo fue la rotura de uno de los faldones del palio de tumbilla al que se arregló al instante pero sin duda el más preocupante o criticado ha sido la poca asistencia de público, que a su vez ha permitido un mayor disfrute y deleite a los asistentes que nunca faltan a una cita con la Virgen de los Reyes en la calle, cerrando así el año de la Fe en Sevilla en cuanto a procesiones extraordinarias se refiere.

Vídeo realizado por SERGIO MAYA:

Encuentra más fotos como esta en Cofrades