Y tras la lluvia, vinieron las restauraciones… de insignias

Por  17:46 h.

ImageEl artista Francisco Carrera Iglesias, tiene en su taller de bordados en la sevillana calle San Isidoro, su preferido altar de insignias, aunque no le hubiera gustado nunca tener todas esas insignias por el motivo que están allí, ya que fue debido a los problemas que tuvo su Hermandad de los Dolores del Cerro del Águila el pasado Martes Santo, cuando la insistente lluvia, incluso el granizo, hizo que esta Cofradia se volviera sobre sus pasos hacia su sede canónica, viviéndose momentos de nerviosismo y fatalidad, que se reflejaron en las retinas de todas las personas que estuvieron presentes aquel día.

Image

Image Image

ImageLa mayoría de los bordados de las insignias de la corporación que abre los cortejos procesionales del Martes Santo de Sevilla, han sido realizados por Carrera Iglesias, por lo que la llegada al taller de éstas lo han convertido de forma momentanea en su preferido altar de insignias.

En esta breve salida procesional la mayoría de las insignias sufrieron problemas de distinta índole que ahora se están subsanando en este centrico taller de bordados de nuestra ciudad.

Los trabajos que se están ejecutando sobre la totalidad del juego de insignias de esta Hermandad están al final de su proceso, estando previsto que vuelvan a su sede canónica en los primeros días del próximo mes de septiembre, no teniendo la perdida total, por causas de la lluvia y del granizo, de ninguna de ellas. De hecho el Estardate corporativo ya se encuentra en la Hermandad.

Image

Mientras concluyan los trabajos en la calle San Isidoro, Francisco Carrera Iglesias, tiene su “preferido” y más querido altar de insignias y fuera de las fechas de Cuaresma: el de su Hermandad de los Dolores del Cerro del Águila, de la que fue Hermano Mayor, gran impulsor y esteticamente, quizás, donde ha desarrollado su gran obra maestra a nivel colectivo.

Image

Fotografías: Esteban Romera