La urna del Santo Entierro
La urna del Santo Entierro
EL RECUADRO

Urnas con pregón

Se explica que ZP, de León, pusiera elecciones coincidiendo con el pregón. Pero Susana Díaz es de Triana y trianea por la vida
Por  15:00 h.

Debe de ser una tradición que quiere instaurar el PSOE. Igual que antes el Santo Entierro salía cada siete años, ahora cada siete años un socialista convoca elecciones el mismo domingo que el Pregón de Semana Santa. Claro, como se proclaman laicos y agnósticos (excepto para coger las varas de presidencia en romerías de pueblo y cofradías de barrio), pues por ellos que le den al Pregón y al que da el pregón. Así ocurrió en 2008, cuando ZP convocó elecciones generales para renovar su mandato el mismo día del Pregón. Y así vuelve a ocurrir en 2015, cuando Susana Díaz, quizá por un antojito en su embarazo, convoca autonómicas el Domingo de Pasión, no le vaya a salir el niño con cara de tapas del pregón.

Lo de ZP tenía un pase. ZP no tenía ni idea de Semana Santa. Pero bien que fastidió a algunos, que para una vez que dan el pregón en su vida le ponen elecciones ese día. Y, claro, los cofradones cobardones, como el tío encima recuerda lo que dice la Iglesia sobre el aborto, dicen los muy mamones que ha dado un mitin. Se explica que ZP, que es de León y no tiene paladar, pusiera elecciones coincidiendo con el pregón, y con el domingo de besamanos y besapiés en toda Andalucía la Baja, y con la fecha señaladita en Málaga por los traslados. Pero Susana Díaz no sólo es de Triana, sino que trianea por la vida, y se casó delante de la Esperanza en su capilla de la calle Larga, y anduvo de catequista en la parroquia del Divino Jorobadito.

-Por eso mismo ha convocado las elecciones el Domingo del Pregón: por trianera.

-No lo entiendo…

-Sí, hombre, que ella quería que el Consejo nombrara un pregonero de Triana, como fue Curro Ruiz Torrent, o Rafael Belmonte, o Vicente Acosta, o José Luis Campuzano, o Pepe Sánchez Dubé, que aunque no era de Triana, iba de diputado de cruz en La Estrella y era cada Domingo de Ramos el primer nazareno de Triana que cruzaba el puente…

Me estoy, pues, imaginando la escena, si es tal como señala aquí este caballero. Acababa Susana de llegar del ginecólogo de su ambulatorio, de una revisión en su embarazo, y le dijo a un edecán de los siete mil millones de mindundis con el carné en la boca que tiene colocados en San Telmo:

-Titi, ¿el Pregón de Semana Santa cuándo es?

-El 22 de marzo, Domingo de Pasión, presidenta…

-¿Y quién da este año el Pregón? ¿Es uno de Triana?

-No, es un poeta de Sevilla, un tal Lutgardo García.

-Pues a ese Lutgardo le pueden ir dando con las pastas del pregón en toda la cara, aunque se las entregaran en Triana, porque he tenido un antojito y voy a poner las elecciones ese día no para dar por saco al pregonero, sino a Izquierda Unida y al PP, que ya estoy yo…

-¿«En mi casa», presidenta?

-No, en Madrid, como saque mayoría absoluta, que la voy a sacar: verás tú lo que voy a tardar yo en coger el Ave para la Moncloa…
Y así fue como Susana instauró esta tradición socialista del Domingo de Urnas, también llamado Domingo de Pasión o Domingo del Pregón. En el que sugiero al pregonero de este año que, a su vez, inaugure otra tradición. ¿Será por inventarnos tradiciones? Que en vez de votar por correo, como otros pregoneros de Andalucía la Baja hicieron en el 2008 para dejarse de líos esa mañana, acuda solemnemente a votar en su colegio electoral vestido de pregonero, con su pedazo de chaqué, ese golpe de medalla de su hermandad al pecho y su pregón con tapas de plata bajo el brazo. Mal me sé mi oficio si no le aseguro que esa foto dará la vuelta a España sin necesidad de bicicleta. Aunque debe tener mucho cuidado, de echar en la urna la papeleta de voto y no hacerse un lío y depositar en ella los papeles del pregón. Porque bonito estaría que quedara allí su pieza literaria hasta la apertura de la urna y que tuviera que leer desde el famoso atril la lista del PP, o del PSOE, o del partido que le salga del alma votar. ¡Vamos, como para no hablar de la urna en el pregón, aunque sea de la Urna del Santo Entierro! Susana, hija: presidentas habrá; pero como tú, ninguna a la hora de cargarse la ilusión de este chiquillo en la mañana de su pregón…

Antonio Burgos

Antonio Burgos

Antonio Burgos

Últimas noticias deAntonio Burgos (Ver todo)