La Borriquita por la Carrera Oficial
La Borriquita por la Carrera Oficial
LA TRIBU

Palcos

Demencial, en asuntos como la Semana Santa, es no saber para dónde tirar. Y así andan en Sevilla muchos de Podemos
Por  14:08 h.

Ahora va a resultar que hemos sido los que escribimos en los periódicos los que hemos dicho eso de que si Podemos decide acabar con la Semana Santa de Sevilla será algo que se someterá a aprobación de la ciudadanía. Como ustedes saben, son invenciones nuestras. En el charco de cera derretida no se ha metido Begoña, sino nosotros. Pues si no quieren mojarse los zapatos, que miren bien dónde pisan. Qué difícil es ser de una izquierda sevillana siquiera prima hermana de la de Núñez Herrera, al que bien podrían leer estos chicos de Podemos, como otros, estreñidos de dos reales el kilo, bien podrían leer al hispanista Waldo Frank, que para los dos extremos hay magnífica lectura.

Sevilla es una ciudad muy puñetera, y lo es mucho más desde que llegó la democracia. Mientras la dictadura ordenaba y mandaba y los moratones republicanos se guardaban como las muchachas guardaban los cardenales de los muslos y de otros magros, ocasionados por los pellizcos del novio, no pasaban estas cosas. Había gente de izquierda que sufría en silencio sus ideas, como se sufren las almorranas y los callos, y esa gente andaba por las cofradías y no pasaba nada, que todo el mundo sabía que Fulano, el que se mataba por su hermandad, el que moría con su Virgen, tenía escondido en su casa el carné del Partido…

Pero vino la democracia y en el agua clara empezaron a echarse polvitos azules, verdes, rojos, amarillos… Y empezamos a saber de dónde era cada uno. Y hoy sabemos que uno que va de lo que va es un acérrimo de las ideas tales, y no puedes fiarte; y hay otros que no saben lo que hacer, porque necesitarían llevar en una mano la vara de su hermandad o el cirio y en la otra, la hoz y el martillo, la gaviota cogida por las patas o la rosa.

Y eso es un lío, que cuando los suyos les piden defender las ideas del partido, se encuentran con las reglas de la hermandad en el otro lado, y no saben para dónde tirar. Ya ven ese muchacho tan bueno, que fue costalero de la Virgen de la Angustia de la hermandad de los Estudiantes y ahora, metido en Podemos, quiere que los palcos sean otros, y si no los palcos, sí la gente que acceda a ellos. Ya empezamos, Dios y el César, una vela a Dios y otra al diablo, y eso no puede ser, muchacho, que se pone usted a despotricar contra quienes hemos leído perfectamente lo que dijo su compañera y, cabreadete, dice que hemos hecho una lectura torticera y demencial de lo que dijo Begoña… ¿Demencial? Demencial, en asuntos como la Semana Santa, es no saber para dónde tirar. Y así andan en Sevilla muchos de Podemos. A ver si vamos aclarándonos…

Antonio García Barbeito

Antonio García Barbeito

Antonio García Barbeito

Últimas noticias deAntonio García Barbeito (Ver todo)