Fila de penitentes de una cofradía / JUAN FLORES
Fila de penitentes de una cofradía / JUAN FLORES
EN CUARENTENA

Especies protegidas

Por  0:26 h.

El Consejo de Hermandades y Cofradías tiene en marcha un catálogo de especies integrantes de la fauna cofradiera que, por su evidente vulnerabilidad en un mundo implacable como ése, debieran merecer algún tipo de protección medioambiental tal como se hace con la fauna y la flora silvestre en peligro de extinción.

Qué sé yo. Por ejemplo, un hermano mayor que no salga en ninguna foto del anuario de su hermandad. El último ejemplar de esta especie ya en peligro de extinción se detectó hace muchísimos años en una hermandad sin renombre y desde entonces no ha vuelto a verse. Pero hay más.

El cura que permite que los pasos estén montados toda la Semana Santa incluyendo los oficios del triduo sacro. Los naturalistas del Consejo han observado que esta fauna decreciente está en regresión, precisamente porque tienen que pelear por el espacio vital con otra especie invasora como es el cura que no quiere pasos ni en pintura.

Los biólogos a los que el Consejo ha pedido esta ingente tarea de catalogación han dado con otro elemento de la fauna cofradiera casi desaparecido: el diputado mayor de gobierno que no tiene un cuñado del primo de uno que trabaja en la NASA y que le dice un mes antes si va a llover el día de salida. Es que ya no quedan. Lo mismo que el prioste que no inventa nada nuevo cada año, como en el circo: más difícil todavía, hasta que lleguen a montar el palio sin varales, con unas tanzas inapreciables al ojo humano sostenidas de la viga

En algunos casos, una especie sufre una especie de mutación genética que hace a los antiguos ejemplares valiosísimos por su extraordinaria dificultad de encontrarlos en la naturaleza. Verbigracia, el costalero que mira de frente sin levantar la cabeza porque se pone el costal tan encima de los ojos que no ve como no sea levantando el cuello; o el capataz que se queda mudo ante los micrófonos de la radio sin dedicatorias ni adornos verbales; o el aspirante de la candidatura opositora que vota siempre con el hermano mayor que le ganó en las elecciones. En este caso, los estudiosos consideran que se trata de una alteración mitocondrial extrañísima que estaría en la base de este comportamiento inusual.

Ahora bien, del pormenorizado estudio de los diferentes biotopos semanasanteros (cabildo, casa hermandad, gastrobar de incienso y bar kanikofrade), los especialistas han dado con la especie más vulnerable de todas, cuya población decrece año tras año como consecuencia de la presión del entorno, la explotación indiscriminada de los recursos materiales y l acción de los depredadores. Este resulta ser el devoto, que ni es capirotero, ni hermano, ni nada pero le reza todos los días a su imagen cuando pasa por el templo. ¡Qué poquitos quedan, Dios mío!

Javier Rubio

Javier Rubio

Javier Rubio

Últimas noticias deJavier Rubio (Ver todo)