Cirio del palio de la Virgen de la Estrella dedicado a los donantes de órganos / J. M. SERRANO
EN CUARENTENA

La luz encendida

Por  0:05 h.

No vamos a jugarnos los dedos en la lira para cantar a esa luz solar que nos alienta el deseo de lo venidero; esa luz pastel de las tardes de Cuaresma que se derrama Aljarafe abajo como miel sobre los labios de la ciudad dormida (en su torrija). La otra luz que quiero descubrir en estos días pasa desapercibida para muchos, aunque dé más sentido a nuestra Semana Santa que cualquier otra luz. Incluso más que aquella que desprende la llama en el pabilo de quinarios, triduos y septenarios para chorrear su ofrenda mientras se convierte en ese humo que oscurece la madera divina de nuestras devociones.

La luz artificial que reivindico ahora no tiene poetas que le canten y surge de la oscuridad más tenebrosa: la de los desamparados. Alumbra y calienta allá donde reina el frío de la desesperanza y nos libera de las cavernas de la deshumanización. Es una luz que enciende corazones en un click… una luz cara que se paga, como consta, creo, en los libros de cuentas de todas las hermandades de Sevilla desde hace décadas. Entonces la acción social atendía las urgencias, ahora, aún pendientes de la misma miseria, son auténticos instrumentos de transformación social de sus entornos, gracias a la dedicación de hombres y mujeres cofrades que bien saben del poder de los destellos que genera esa luz y la razón que da a sus vidas.

¿Cuántos recibos devueltos de Sevillana, Endesa, Iberdrola… habrán liquidado nuestras hermandades? ¿Cuanta luz han dado las cofradías a todos los barrios de Sevilla en el nombre del Padre para que pudieran estudiar los hijos y se calentaran los pucheros? Es difícil hallar la respuesta porque la caridad es mucho más discreta que la solidaridad que pregonan el canon social o las cajas de resistencia. No son oenegés, ni delegaciones de asuntos sociales para la sociedad del bienestar, pero no por ello debemos olvidar que esa luz que se enciende allí donde solo hay oscura soledad es la que alumbra con más fuerza y sentido la misión de nuestras hermandades.

Juan José Borrero

Juan José Borrero

Juan José Borrero

Últimas noticias deJuan José Borrero (Ver todo)