Un hermano consulta la lista de la cofradía para la estación de penitencia
EN CUARENTENA

Los nombres de los hermanos

Por  0:30 h.

La ley de protección de datos va a acabar con las cofradías. O, por lo menos, con las familias en las hermandades porque va a resultar casi imposible buscar a todos los primos de segunda o tercera generación que salen en la cofradía. Y rivalizar con las familias del barrio en cuál es la que lleva cada año a más miembros bajo el hábito nazareno. La normativa vigente —y que hasta ahora incumplían la mayoría de las hermandades— obliga a no hacer públicas las listas de las cofradías que sólo se pueden exponer en lugares cerrados.

No sé si un lugar cerrado es una parroquia o una iglesia donde entran miles de personas a visitar los pasos. Pero lo cierto es que cada vez hay más hermandades que cuelgan sus listas en sacristías y lugares de acceso restringido en donde sólo pueden acceder quienes ya tengan su papeleta de sitio y estén convenientemente revestidos para salir en la cofradía. Y mucho cuidado con hacerle una foto con el móvil para enviar el lugar en el que finalmente se va a hacer la estación de penitencia a una novia, una madre o los amigos del instituto. Porque eso puede ser hasta un delito si sacas el nombre del hermano que va delante o detrás tuya.

La Hermandad de la Macarena, siempre en la vanguardia de aplicación de las leyes como ya ocurrió con el régimen fiscal, ha decidido no publicar más el nombre completo de sus hermanos para evitar las multas que ello acarrearía. Estoy segura de que el asunto legal está más que analizado y verificado pero, ¿hay algo más digno de orgullo que salga tu nombre impreso como acompañante de la Virgen de la Esperanza?

Que las leyes están para cumplirlas es más que evidente y la Macarena da ejemplo de ello. Pero también lo es el hecho de que las hermandades tienen una labor de evangelización y de testimonio público de fe ya que es ese, precisamente, el motivo de la Estación de Penitencia a la Catedral.

Tal vez las hermandades deberían reflexionar sobre este tema que es mucho más que un requerimiento legal. La defensa de los derechos individuales pasa también por un respaldo colectivo a la manifestación de las creencias religiosas, mucho más en el clima laico en el que la sociedad está envuelta.

Las secretarías de las hermandades mandan muchas comunicaciones a los hermanos, cada vez más afortunadamente. ¿Sería posible incluir un formulario para que todos los hermanos concedan su permiso por escrito para que su nombre aparezca en todos los actos públicos en los que participe como miembro de la corporación?

Stella Benot

Stella Benot

Stella Benot

Últimas noticias deStella Benot (Ver todo)