Imágenes y devoción
Imágenes y devoción 34378

Imágenes y devoción

Por  7:22 h.

No es la primera vez que, desde esta página, expreso mi inquietud sobre los excesos que, a mi parecer, se cometen en lo que se refiere a sacar a la calle procesiones extraordinarias con motivaciones que no siempre parecen suficientes. Y es que no debemos de dejar de pensar que nuestra Imágenes dejan de ser eso, sólo imágenes, cuando pasan a ser el centro de la devoción, el cariño y el respeto de muchas personas ya sean, o no, hermanos de la Hermandad.

Y en muchas ocasiones tenemos cierta facilidad para olvidar esto último y aunque, con el corazón deseemos ver en la calle al objeto de nuestra devoción, debemos tener la suficiente capacidad de reflexión para pensar en los efectos que una decisión tomada con el corazón, puede conllevar no solo para la Imagen sino para los hermanos de la Hermandad y para sus devotos en general.

Quizás si así lo hiciéramos, seríamos más cautos a la hora de comenzar una salida procesional con amenaza de lluvia y, sobre todo, a la hora de refugiar nuestros “pasos” en el sitio más cercano o por el camino más corto, dejando de lado estrategias preconcebidas.

Pero no solo hay que ser sensato ante las inclemencias del tiempo, quizás tengamos que serlo, también, ante ofrecimientos que, a primera vista, parecen golosinas y pueden acarrear efectos muy dañinos a la vez que contrariar la devoción de muchos.

Nuestra Imágenes Penitenciales se hicieron para el Culto en sus Templos y para la Estación de Penitencia y en estas circunstancias, como dije al principio, en el corazón y la mente de sus devotos, dejan de ser simples imágenes para convertirse en la representación plástica de la creencia en Jesucristo y en su Bendita Madre.

Por tanto seamos muy cuidadosos y que impere la cordura cuando se nos pida el que las utilicemos para finalidades distintas, más aún, si ello puede implicar riesgos, aunque sean mínimos, para su adecuada conservación.

Y no nos dejemos engañar porque dicha petición venga de instancias superiores que, también, en dichas instancias parece que se está perdiendo ligeramente el norte.