El nuevo curso

Por  1:03 h.

Semana Santa 2008 - Cofradías: Consejo Casi sin darnos cuenta, casi en el tiempo que dura un suspiro, ha transcurrido el periodo vacacional y nuestras Hermandades se enfrentan, un año más, con las fuerzas respuestas y las ideas e ilusiones renovadas a la apertura de un nuevo curso en el devenir de su ya larga historia.

Pero a pesar de que todo transcurre igual que muchos otros años, no es menos cierto que esta vez nos esperan perspectivas y proyectos algunos ya conocidos e, incluso, debatidos hace tiempo, otros de nuevo cuño, pero que parece que es en este año donde comenzará, al menos, la difícil ruta para hacerse realidad y dejar de ser meros proyectos o simples promesas.

Al nuevo Consejo de Cofradía le espera o, por lo menos, eso ha manifestado su presidente, la complicada tarea de renovar unos estatutos, cuestión esta que no es tan fácil como parece. Habrá que ver, por una parte, si con los nuevos estatutos, la Junta Superior del mencionado Consejo obtiene una cierta capacidad de movimiento y una mayor capacidad de actuar por sí misma, dejando de ser así un mero instrumento ejecutor de lo que decidan las hermandades a través de sus hermanos mayores o si dichas hermandades no van a dejar que esa determinada parcela de poder se les vaya de las manos.

Otro asunto pendiente es el de la Reforma de la carrera Oficial, tema este que puede estar muy correlacionado con el anterior pues queda por ver si la Junta Superior va a tener capacidad de negociación o no y si todo sigue igual, habrá que ver, asimismo, si los Hermanos mayores van a ser capaces de mantener sus ideas frente a las presiones del Ayuntamiento en el nuevo convenio de sillas y palcos y ya se sabe que con dinero por medio cualquier cosa puede pasar.

Y queda, por fin, ver si la coordinación de los `programas formativos o de caridad de nuestras Hermandades, va a seguir siendo misión del nuevo Consejo, temas estos de los que no hemos oído hablar al nuevo Presidente, lo cual no parece buena señal. EL TIEMPO RESOLVERÁ TODAS ESTAS CUESTIONES.

Feliciano Fernández es cardiólogo del Hospital Universitario Virgen Macarena y de la Clínica de Fátima