¿cuánto me paga?

Por  1:52 h.

Semana Santa 2008 - Cofradías: Pintor La noticia de la renuncia de Ricardo Suárez a la realización del cartel de la próxima Semana Santa ha provocado una auténtica revolución. No entraba en los planes del Consejo. Por muchas vueltas que le doy, no se aún si darle la razón al pintor o todo lo contrario. Desde luego, lo que tengo clarísimo es que aquí, o jugamos todos o pinchamos la pelota. Si todos actuáramos como Ricardo, el panorama sería el siguiente:

8 de Noviembre de 2008: Nombramiento del próximo pregonero

– "Fulanito", buenas noches, soy Manolo Nieto, secretario del Consejo; te voy a pasar con el presidente.
– “Fulanito, buenas noches, soy Adolfo Arenas”
– “Dígame”, responde Fulanito
– “Le llamo para comunicarle que le hemos nombrado pregonero de la Semana Santa”
– Fulanito asiente, teléfono en mano, y dice: “vale, pero … ¿cuánto me paga?”

Habrá, incluso, quienes piensen que de esa manera se dignifica el Pregón. O ya me dirán ustedes, si un pintor exige que se pague su obra, el escritor podría hacer lo mismo, ¿verdad? A saber qué opinarían entonces los defensores de la opción de Ricardo Suárez. Al pintor se le paga su obra, y al escritor también, y si el pregonero no es escritor, también habrá que pagarle porque quizás tenga que remunerar a sus negros. Quién sabe.

El caso es que el debate está abierto. Y voy más allá. ¿Quién paga al conferenciante, al historiador o al periodista que, de manera desinteresada, acude para dar su charla a un grupo joven, a una Asociación de Barrio, o los hermanos de cualquier hermandad, etc.? Al fin y al cabo, se trata de poner los conocimientos de uno al servicio de los demás.

Es por eso que sigo sin entender del todo la respuesta de Ricardo, pero la respeto. Mientras, me viene a la memoria aquel anuncio que concluye diciendo: “hay cosas que no tienen precio”