El presidente del Consejo, Carlos Bourrellier, presidiendo el palquillo de la Campana / JUAN FLORES
El presidente del Consejo, Carlos Bourrellier, presidiendo el palquillo de la Campana / JUAN FLORES

Enfoque. El superdelegado Bourrellier

Por  10:02 h.

Era lo que se esperaba, que el Presidente del Consejo asumiera directamente el control de la Madrugada y dejara para después de la Semana Santa la búsqueda de un delegado que le pastoreara el último año de su mandato. ¿No se fía de nadie? De algunos más que de otros. Pero para lo que pretende hacer, que es imponer una solución si no hubiera consenso, era mejor que el mando lo llevara el capitán. En las negociaciones lo más complicado será convencer a la Macarena. Los Gitanos asumen el rodeo y El Silencio y el Calvario, si se termina contemplando en el Plan B el paso de estos por Alfonso XII, no tendrán problemas en resignarse.