Paquita Rico en la mesa petitoria de la Esperanza de Triana

Paquita Rico, la embajadora de la Esperanza

Por  10:02 h.

La foto debió captarse a finales de los cincuenta. Es una mañana de Jueves Santo en San Jacinto que en aquellos tiempos era algo así como el Vaticano de Triana. Huele a las flores de los pasos de la Esperanza. En la puerta se agolpa la gente para verlos. Pero antes, en la mesa de las estampas hay que hacer una parada para ver a la artista que ha llevado el nombre de su Virgen allí por donde ha ido. Si la Macarena tenía a Juanita Reina, la Esperanza de Triana tenía a Paquita Rico.

En su camerino siempre había una foto de su padre con la medalla del ancla colgada del marco. La Virgen llevaba antes algunos broches suyos, pero después se fundieron para que Juan Borrero y Paco Fernández le labraran la corona de oro. Trajo a Carmen Sevilla y a Lola Flores a Triana para ver a la Virgen. Carmen siempre se iba a un balcón de la calle Pastor y Landero, en el Mercado de Entradores. Lola la disfrutaba en cualquier parte. En una entrevista le dijo al Loco de la Colina que la última vez que vio entrar a la Esperanza – sería en el 91 ó 92- no paró de llorar. Era habitual ver a Paquita Rico todos los Jueves Santos con su familia en la Capilla de los Marineros. Después en la Madrugada y cuando ella podía andaba alrededor del paso en cualquier parte del recorrido. En la foto junto a la artista está Amelia Fernández, la camarera del Cristo de las Tres Caídas, Ana Ruesga la eterna camarera de la Esperanza y con gafas de sol su sobrina Conchita Fernández Armenta. Hace una semana falleció. Sus cenizas ya están en el columbario de la Capilla de los Marineros.

 

José Cretario

José Cretario

José Cretario

Últimas noticias deJosé Cretario (Ver todo)