San Benito pasando por la Campana / J. M. SERRANO

Primer golpe. Un centenario

Por  8:30 h.

En 1918 el canónigo José Sebastián y Bandarán se inventó el palquillo de la Campana y con él la nueva carrera oficial. Hasta entonces el recorrido común comenzaba en la esquina de la calle Sierpes con Cerrajería, pero como el 90 por ciento de los cortejos pasaban por la Campana y discurrían ante la burguesía influyente sentada en los casinos de Sierpes, el canónigo, con mano en el Ayuntamiento y en otros sitios, promovió la ampliación. Las paradojas de la vida nos han situado en el año de su centenario con una celebración que consiste en debatir si se cambia o se deja como está.

A medida que más se estudian los distintos proyectos que hay sobre la mesa del Consejo más se valora el trazado del actual recorrido común de las hermandades. Y no porque sea el mejor, sino porque todas las alternativas que se presentan no llegan a igualar el recorrido centenario. Existe una salvedad que es el proyecto Creagh, el más estudiado hasta el momento, considerado como una evolución creativa del actual más que como algo totalmente nuevo.

Cuando después de la Semana Santa la sección de penitencia del Consejo se meta en faena para definir los proyectos que se someterán a votación tendrá que valorar dos factores. El primero el de la seguridad; la carrera oficial resultante debe contar por fuerza con los estándares de los que ahora carece. Y el segundo el de las ganancias; las 35.000 sillas y 1.000 palcos actuales permiten que una hermandad de dos pasos se lleve casi 35.000 euros. Y que además salga dinero para el funcionamiento del Consejo, las Vísperas, las Glorias y las Sacramentales. Y además que no se ponga en duda – mucho ojo a esto- la continuidad de los abonados frente a quienes proponen que todos los años haya un sorteo. A simple vista, mejorar la cosecha frutos de la ya centenaria carrera parece algo posible pero también difícil.  

José Cretario

José Cretario

José Cretario

Últimas noticias deJosé Cretario (Ver todo)