El cartel de la Semana Santa de 2015 / J. J. COMAS
El cartel de la Semana Santa de 2015 / J. J. COMAS

Primer golpe. El cartel de Berzosa

Por  10:05 h.

El cartel de la Semana Santa de Sevilla de 2015 estaba pensado desde hacía muchos años. Tantos como los que su autor, Raúl Berzosa llevaba sonando para pintarlo. Puede que de ese proceso de maduración y de la valía del artista haya salido la que quizá sea la obra más contundente de los últimos años.

En la cartelería de la Semana Santa es más que frecuente, constante, el género de la composición frente al gesto o a la figura unitaria. Desde aquel ojo de la Macarena de Maireles o la cabeza de Cristo de Antonio Agudo no se ha hecho nada que se base en la simplicidad de un elemento como síntesis de lo que se quiere expresar. Hay composiciones que salen bien y otras que salen mal. Y a Berzosa le ha salido una buena composición, materia en la que es un experto, con una interesante armonía de colores que es la base de su rotundidad y de su contundencia.

Pero hay algo fundamental en la obra que encuentra la mayor de sus virtudes en el mensaje, por encima de detalles o de las pequeñas anécdotas. Ese abrazo de la nazarena al Cristo del Amor, transposición cofradiera del abrazo de San Francisco de Asís a Cristo en la Cruz, es lo más poético de la obra. Observando bien y durante un tiempo el cartel, se nota como el autor quiere destacar la centralidad del nazareno como el elemento humano más importante de la celebración, por encima de costaleros, capataces, acólitos u otros oficios más de moda.

El auténtico protagonista de los cortejos, el gran sacrificado, el gran olvidado durante tantos años, el que a veces era solo un número de registro ahora se empieza a cuidar y a mimar. Hay cofradías que no hace mucho maltrataban a su cuerpo de nazarenos y que ahora, conscientes de la merma de las filas que ello suponía, están tratándolos como el mayor de los tesoros.  Si a esa contundencia del mensaje, de la composición y del colorido le unimos la fortaleza del Cristo del Amor, la imagen más rotunda de toda la Semana Santa, nos encontramos con esta aportación de Raúl Berzosa que viene a engrandecer la adocenada cartelística cofradiera sevillana, tan falta de nuevos aires, tan necesitada de renovación.