Antonio Arrondo, hermano mayor de las Aguas

Primer golpe. Los árboles que no dejan ver el bosque

Por  8:28 h.

No. No es cuestión de hacer leña de ningún árbol caído. Después del terremoto de Las Aguas lo que hay que desear es que la cofradía disfrute de una magnífica Cuaresma y una mejor Semana Santa. Y si le sirve, ahí tiene refrán que da pie a este recuadro. Los árboles del dinero que la banda del Realejo no han dejado ver el bosque de detrás. Y el bosque había una operación que significaba la compra de un nombre -el de las Aguas- de un tiempo -cuatro años-  y de un espacio, el que hay detrás del misterio del Dos de Mayo. Pero no todo en la vida se puede comprar. El donativo ofrecido de 220.000 euros no era gratis o a fondo perdido.  Nadie suelta una cantidad sin unas contrapartidas no explícitas sobre las que había que tener cautela. Estas lograban satisfacer el deseo de salir en Sevilla y también desbancar a las Tres Caídas de Triana, como si esto fuera una carrera de bólidos. Conocer la historia de esta banda granadina -magnífica por cierto- ayudará a entender mejor todo.

PD. En el cabildo extraordinario del miércoles en el que se anunciaron elecciones anticipadas (que son como una dimisión a cámara lenta) Antonio Arrondo culpó a la prensa «rosa» del caso Realejo. Siempre es bueno que haya un enemigo exterior al que poder echarle las culpas. Es de manual.

José Cretario

José Cretario

José Cretario

Últimas noticias deJosé Cretario (Ver todo)