Actualidad

Imperium (***): Un Radcliffe supremo

Al espectador le queda claro que nuestro mundo es frágil, con mala gente picando, desde ambos lados, la fina cáscara del bienestar

Imperium (***): Un Radcliffe supremo

La película arranca con una trama que recuerda a «Homeland», pero desvía el tiro en las primeras escaramuzas para apuntar a un enemigo menos frecuentado, que también, por el cine. Daniel Radcliffe, en las antípodas de su Harry Potter, se infiltra entre los supremacistas blancos de Estados Unidos y nos presenta una ensalada de amigos del Ku Klux Klan, neonazis yanquis, cabezas rapadas y otras tribus peligrosas y coleando.

«Imperium» juega con dos barajas. Con una, muestra algo ya conocido: la tensión que puede llegar a soportar un joven agente del FBI camuflado. Con la segunda, nos sumerje en la forma de pensar de estos grupos, desde los casi inofensivos a los que planean el apocalipsis. La primera partida la juega de forma correcta, aunque nunca llega a transmitir toda la tensión imaginable, pese al atinado trabajo del protagonista. Más estremecedor es el retrato del enemigo interior. Dentro del catálogo destaca especialmente una subespecie: el afable, familiar y culto personaje que encarna Sam Trammell. Al espectador le queda claro que nuestro mundo es frágil, con mala gente picando, desde ambos lados, la fina cáscara del bienestar.

Toda la actualidad en portada

comentarios