ES NOTICIA

Cosecha de series 2018/2019: una oferta más femenina, multirracial y tradicional

Las grandes cadenas norteamericanas han presentado en los Los Ángeles sus novedades, en su mayoría familiares, profesionales y policiacas

«Grand Hotel». Demian Bichir y Rosalyn Sánchez
«Grand Hotel». Demian Bichir y Rosalyn Sánchez
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hasta diez horas de visionados por día, reuniones de trabajo con directivos, creativos e incluso actores y cócteles nocturnos donde continúan las negociaciones. Los LA Screenings, la gran feria de la televisión americana donde las grandes cadenas presentan las novedades de la nueva temporada, es tan agotadora como inspiradora. Los directivos españoles, recién aterrizados del evento que concluyó a finales de la semana pasada, explican las tendencias de un año en el que los grandes canales han apostado sobre seguro, volviendo a los dramas familiares y las ficciones «procedimentales» (con capítulos autoconclusivos) y profesionales. Eso sí, se percibe una mayor diversidad racial y de género. La televisión americana parece haber superado la moda militar del primer año de gobierno de Donald Trump.

Mayor cantidad

«La producción de series va en aumento. Si en el año 2010 se produjeron un total de 216, en 2018 es muy probable que se supere la cifra de 500. Hay grandes diferencias entre las historias de las grandes cadenas, que buscan un público más generalista, y las de plataformas de streaming (Netflix, Amazon, Hulu) que intentan cubrir nichos más específicos», cuenta Eduardo Zulueta, presidente de AMC para el Sur de Europa y Latinoamérica.

«Los LA Screenings han cambiado de forma radical en los últimos dos o tres años. Antes, en diez días veías prácticamente toda la producción de televisión en Estados Unidos. Y ahora es solo un porcentaje, ya que no se ve lo que se produce fuera de la temporada clásica de pilotos y muchas de las series de las plataformas, que tienen ya acuerdos internacionales de venta», añade Guillermo Farré, director de contenidos de la cadena TNT.

Menos huecos que cubrir. «Este año las grandes cadenas han dado luz verde a menos series que el año pasado», puntualiza Sonia Salas, responsable de series premium de Movistar+. Uno de los factores que influye en la llegada de nuevos títulos son las renovaciones y cancelaciones de sus producciones, que decide cada canal días antes (en los llamados «Upfronts»), lo que deja más o menos hueco en cada parrilla (y presupuesto) para las novedades.

Este año, por ejemplo, no volverán a la pequeña pantalla las bélicas «Valor» y «The brave», los dramas «Scorpion», «The night shift», «Quantico», «El exorcista», «Lucifer» y «Shades of blue», las políticas «Scandal» y «Sucesor designado», las comedias «The middle», «New girl» y «El último hombre en la tierra», entre otras. También las plataformas han aligerado su fondo de armario con despedidas como las de «Nashville», «Love», «The librarians» y «Mozart in the jungle».

Por géneros

«Tras unos años en los que parecía arriesgarse más, este año parecen apostar por conceptos más seguros», subraya Carlos Herrán, director de programación de AXN y AXN White. «Hace tres o cuatro años sí había cierta envidia por parte de las grandes cadenas hacia el cable, ya que ganaban premios y generaban conversación y trataban de hacer series para públicos más minoritarios. Pero desde hace un par de temporadas han vuelto a enfocarse en dar vueltas a fórmulas clásicas, para las que sigue habiendo una grandísima demanda», sostiene Farré.

«Han presentado un producto sin riesgos excesivos, cuyo objetivo principal es mantener a su público más fiel. Prueba de ello son producciones como los regresos de dos series de los 80 y 90: “Magnum PI” y “Embrujadas”, esta última ejemplo del ascenso de historias con presencia femenina», plantea Víctor García-Morato, director de programación de FOX.

«Siempre hay series de médicos (“New Amsterdam”), de abogados (“Proven innocent”) y de policías (“FBI”, “The rookie”, “Enemy within”, o la notable “City on a hill”, con Kevin Bacon), todas ellas con una impecable factura de producción. En esta edición también cobran relieve series que tocan lo sobrenatural o paranormal (“Embrujadas”, “The Passage”, “Roswell New Mexico”, “The inBetween”, “Manifest”, un cruce entre “Perdidos” y “Más allá de los límites de la realidad”)», recuerda Zulueta. «También hay series que intentan parecerse a “This is us”, un éxito descomunal allí con un tono muy característico», explica Farré, como «Little million things». «Unas cuantas series directamente copian su tono y su manera de mezclar historias o personajes, o utilizan alguno de sus ingredientes para mezclarlos con otros géneros como la ciencia ficción», apunta el enviado de TNT a Los Ángeles.

En comedia, repasa García-Morato, hay una vuelta «a las multicámara más tradicionales», con proyectos como «The cool kids». Iván Escobar, creador de series como «Vis a vis» y «El barco», que viajó a Estados Unidos para comprobar de primera mano las tendencias dentro de su gremio, añade que este año las comedias escasean y corrobora que en cambio abundan «las historias cruzadas con una narrativa en la que hay mucho reparto interracial, con familias de varios colores, hasta el punto de que a veces queda incluso forzado».

Tramas sociales

Más allá de la temática, todos coinciden en que las tramas son mucho más abiertas en lo social, en un intento de acercarse más a la realidad de la sociedad norteamericana. «Hay una mayor presencia de mujeres en roles fuertes (“LA’s finest”), personajes homosexuales y transexuales (“Pose”) y varios títulos que tratan cuestiones raciales (“All american” y “Red line” entre otros), subraya Laura Abril, directora editorial de Viacom. La directiva también destaca «el giro que han dado los dramas de acción hacia la comedia, casi siempre con parejas mixtas hombre/mujer (“Whisky cavelier”)».

«Esta voluntad de diversidad se aprecia también detrás de la cámara. En líneas generales, no debe interpretarse solo como un giro en la conciencia social de los estudios, sino también (y sobre todo) como el fruto de la presión de los grandes anunciantes por llegar a un público más variado, real y completo», explica Sonia Salas, por su parte.

Creadores clásicos

Pese a los millonarios fichajes de las plataformas, que han golpeado a las cadenas con la fuga del talento de estrellas como Ryan Murphy y Shonda Rhimes, las cadenas en abierto aún tienen grandes nombres. «Sin duda estos fichajes han agitado el panorama», reconoce Herrán, «pero aún quedan notables creadores, como Greg Berlanti. (“The flash”). Y varios productores reconocidos vuelven a tener títulos en parrilla, como es el caso de Dick Wolf con “FBI” y Jerry Bruckheimer». «También es cierto que la acción de las plataformas de streaming ha agitado el panorama», reconoce el director de programación de AXN.