Aljarafe

Aljarafe

Aljarafe / deporte y ocio

Cómo disfrutar de la naturaleza divisando aves en bicicleta

Día 09/11/2013 - 19.41h
Temas relacionados

La iniciativa «Bicis & Aves» parte del Grupo de Desarrollo Rural Aljarafe-Doñana para dar a conocer las rutas ornitológicas

Con el objetivo de pasar unas horas conjugando deporte y naturaleza el pasado 20 de octubre unas 120 personas se dieron cita a las diez de la mañana en la puerta del Parque Municipal «José Suárez Cuesta» de Pilas. La cita convocaba a adultos y niños con sus bicicletas. Los asistentes se presentaron allí con completas equipaciones destinadas a garantizar la seguridad durante los 20 kilómetros del recorrido: cascos, protecciones en brazos y piernas y, por supuesto, el clásico maillot de ciclismo.

El punto de arranque de esta cita proviene de la iniciativa «Bicis & Aves», creada por el Grupo de Desarrollo Rural Aljarafe-Doñana (ADAD) para promocionar los cinco senderos de turismo ornitológico que se encuentran en Aznalcázar, Isla Mayor, La Puebla del Río, Pilas y Villamanrique de la Condesa. ADAD cuenta con la colaboración de los Ayuntamientos y de la empresa Guadiamar Educa para realizar este tipo de actividades donde se facilita la observación de aves en el medio natural de una forma ordenada y sostenible. Dicha empresa realiza otras rutas a caballo o rocieras, cursos de formación y está preparando rutas de piraguas por el río Guadiamar.

Antes de que partiesen los participantes, el alcalde pileño, Jesús María Sánchez, destacó cómo está en auge la combinación de la bicicleta y la naturaleza en su municipio e invitó a sus vecinos a que utilicen este medio de transporte porque «el centro de Pilas ya no puede con el volumen de tráfico de coches que hay». Y apuntó, respecto a la ruta, que «Doñana es un paraíso y en bicicleta es una manera diferente y perfecta de disfrutar un día del fin de semana».

La organización de las rutas y los monitores forman parte de Guadiamar Educa. Uno de sus miembros, Ángel Cárcaba, reconoce el trabajo de todos los integrantes del centro de visitantes del Guadiamar y el empeño que ponen en las lecciones. En esta ruta se pueden divisar aves como garzas, cernícalos, estorninos, carboneros, entre otros, gracias al equipo proporcionado por los monitores.

Tras salir de los olivares de Pilas, el grupo de ciclistas se adentró en el Corredor Verde. A los diez kilómetros, pasados cuarenta y cinco minutos desde la salida, se realizó una parada para recuperar fuerzas con un desayuno en el río Quema. Mientras que a los más pequeños les enseñaban a encontrar las huellas de distintos animales, como el lince, a los adultos les llevaron a una zona donde no retiraron los lodos tóxicos provocados por la rotura de la balsa de las minas de Aznalcóllar hace quince años. Se hizo para así poder estudiar la incidencia sobre el terreno de los contaminantes; cabe señalar que pese a lo que pueda parecer no supone ningún problema para la salud estar en dicha zona.

Muchos de los integrantes de la ruta pertenecían a la asociación ciclista «Cyclopilas» cuyo presidente, Rafael Hernández, declara que realizando rutas de este tipo «se sale de la rutina de todos los fines de semana, se conoce a mucha gente y paisajes, a la vez que le viene bien a la salud». Por otro lado, Verónica es técnico medioambiental y comenta que uno de los objetivos de este proyecto «es acercar a la gente a los recursos de su territorio» y pone de ejemplo que hay pileños que desconocen que parte de los términos de su municipio están en el Parque Nacional de Doñana. Puntualiza que la Doñana sevillana es «la gran desconocida».

El gerente de ADAD, Florencio Valero, valora muy positivamente las rutas realizadas hasta el momento por su éxito de participación e indica que «hay que hacer un esfuerzo para que la gente de Sevilla y su entorno sepan la riqueza que tienen a menos de media hora». Un ejemplo de ello son las cinco rutas ornitológicas que se han señalizado y que también estarán en breve disponibles en un mapa y en una aplicación telefónica para que «todo el que quiera disfrute con tranquilidad de estos parajes en compañía de su familia o amigos».

Uno de los participantes que realizaba por primera vez la ruta es José Pedro Guzmán. Pese a ser de Pilas confiesa que no conocía la zona y que lo que más le ha sorprendido es lo que están disfrutando sus mujer e hijos de siete y doce años, «tanto, que repetiremos la experiencia», señala.

Recorridos unos kilómetros se hizo otra parada en el camino, en esta ocasión en la zona de Aznalcázar, concretamente en el molino de la Patera. Allí se representó una obra de teatro con títeres que contaba lo ocurrido en el desastre de Aznalcóllar a la vez que se enseñaba cómo hay que cuidar al medio ambiente.

Ya de vuelta, se produjeron las primeras bajas entre los ciclistas más jóvenes, que fueron recogidos junto a sus acompañantes por un coche de la organización. Aunque el recorrido total es de veinte kilómetros, y al final con una leve pendiente, no llegaron a la docena las personas que abandonaron la carrera. Eso sí, se produjo algún que otro pinchazo, pero sin graves consecuencias.

Finalmente al filo de la una y media del mediodía el grupo llegó a Pilas. Es el momento en el que los ciclistas recogieron un presente por su participación y se suceden los comentarios sobre cuándo se divisó tal ave o cuando se pasó por el arroyo donde había nutrias. Vistas las caras de satisfacción que allí se vieron habrá quien haya repetido la experiencia, puede que este sábado durante la última ruta a través de Aznalcázar o lo haga por libre más adelante.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

El tiempo...

Sigue abcdesevilla en...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.