BURGUILLOS

Restricciones de agua en Burguillos con los pozos «bajo mínimos»

El alcalde, Domingo Delgado, emite un bando con medidas excepcionales en las que restringe el uso de agua entre los vecinos por la situación de necesidad

Actualizado:

La escasez de precipitaciones en los primeros meses del año ha sido suficiente para que desde los primeros días de mayo quede en evidencia uno de los graves problemas que padecen los vecinos de Burguillos, en la Vega del Guadalquivir: la escasez de recursos para el abastecimiento de agua potable.

El alcalde de esta localidad próxima a los 6.000 habitantes, Domingo Delgado (PP), ha emitido un bando este lunes en el que informa de la escasez de recursos que almacenan los pozos que abastecen al vecindario, anuncia una serie de restricciones de agua con carácter excepcional para los vecinos del término municipal, y alerta también de las sanciones a las que se exponen quienes no atiendan al edicto de Alcaldía.

«Los depósitos están bajo mínimos provocando bajadas de presión, o incluso falta de agua en los barrios altos», ha explicado el primer edil, que ante esta situación ha solicitado a los vecinos «que extremen la precaución a la hora del consumo de agua». Acciones cotidianas como lavar el coche, baldear calles y fachadas, usar el agua de la red pública para regar huertos, llenar tanques o cisternas, así como el llenado de piscinas sin autorización expresa quedan temporalmente restringidas. 

Cuatro pozos bajo mínimos

La localidad, que experimentó un notable incremento de la población con el desarrollo urbanístico de diferentes bolsas de suelo del término municipal, padece desde hace ocho años problemas de abastecimiento de agua potable. Una situación que se ha visto agravada debido al cierre por parte de la Autoridad Sanitaria de algunos de los pozos de abastecimiento, al detectarse altos niveles de nitratos y de bacterias que desaconsejaban su uso para el consumo humano.

Burguillos se abastece gracias a los recursos que aportan cuatro pozos a la red pública municipal, dos de ellos con caudales insignificantes, según han explicado desde el Consistorio. El pozo de Doña Elvira, uno de los más importantes, «ha sufrido una bajada de caudal notable», mientras que el conocido como Cuarto de la Huerta, fundamental para garantizar el abastecimiento a lo largo del año, «fue vendido por el anterior equipo de Gobierno del PSOE a la sociedad Áridos y Hormigones Cantillana», explican, añadiendo que el propietario ha solicitado ya al Ayuntamiento el desalojo de las tierras, aunque ha mostrado su disposición a mantener el abastecimiento al municipio ante una situación de necesidad como la actual.

El alcalde ha llamado a «la responsabilidad y al buen criterio de los vecinos», y asegura que este será el último año con restricciones de agua gracias a un acuerdo suscrito entre el Ayuntamiento, EMASESA y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para solventar los problemas de suministro a partir del próximo año.