Dos aulas y el pabellón deportivo se mojan cada vez que llueve
Dos aulas y el pabellón deportivo se mojan cada vez que llueve - ABC
Educación

Aulas bajo la lluvia en un instituto de Alcalá

La Junta arreglo las cubiertas en verano pero las inundaciones siguen cada vez que llueve

Alcalá de GuadaíraActualizado:

El instituto Albero sufre problemas de inundaciones de agua cada vez que llueve desde hace unos 20 años. La solución prometida parecía que había llegado el pasado verano con las demandadas obras. Se realizó una actuación en las cubiertas de todo el edificio. pero todo sigue igual o peor. Cada vez que llueve se multiplican los problemas en un centro que ya tiene bastantes debido a la saturación que sufre.

El último «parte meteorológico» del centro indica que se han producido «lluvias» en dos de sus aulas y en el pabellón deportivo. Una de ellas no ha podido utilizarse por la gran cantidad de agua que había acumulado y los alumnos tuvieron este lunes que desplazarse a otro lugar para recibir clase. No es la primera vez, es algo que ocurre cada vez que llueve. Más problemas ha habido en el aula de dibujo han tenido que colocar unos plásticos para que las goteras no caigan sobre los alumnos. Los técnicos indican que no hay peligro de desprendimientos, pero a los profesores del centro no les ofrece muchas garantías esta situación.

En cuanto al pabellón deportivo, simplemente «se llueve como una canasta», según uno de los profesores del centro, que sufre esta situación desde hace años. Tampoco se puede utilizar cada vez que llueve por el agua que se acumula en las pistas deportivas. La consecuencia es que no se puede dar educación física. Pero el perjuicio se extiende a muchos más ciudadanos, ya que el pabellón se utiliza para el público en general por la tarde y tiene una gran demanda de uso.

El instituto tiene 30 años y los problemas con las goteras y las inundaciones comenzaron a los diez años de abrirse. Hasta hoy. La Junta quiso darle solución definitiva con unas obras tanto en la zona de las aulas como en el pabellón deportivo. Se llevaron a cabo durante el pasado verano y costaron alrededor de 60.000 euros. En el centro pensaban que el problema se había resuelto pero han visto que no, el instituto se llueve tanto como antes o más por lo que han iniciado de nuevo las reclamaciones ante la Junta.

Todo ello es un problema añadido a un instituto que ya sufre por la masificación. Fue diseñado para 600 alumnos y este curso reciben clase un total de 1.100. Está prácticamente al doble de su capacidad. Esto ha supuesto que se haya convertido en clases casi cualquier espacio disponible. Es el caso de dos aseos transformados en aulas con muy malas condiciones de ventilación ya que carecen de ventanas y en verano se convierten en saunas. Esta misma transformación en aulas la ha sufrido el laboratorio de ciencias y el de idiomas, el espacio de almacén e incluso la casa del conserje. Ahora tienen pendiente una reunión en la delegación de Educación de la Junta para buscar solución al problema de las goteras.

El problema de espacio en los institutos de Alcalá se ha convertido en un problema crónico en los últimos años. La solución es la construcción de un nuevo instituto que ya está planificado en una parcela de Nueva Alcalá y para el que la Junta ha comprometido partidas en los próximos presupuestos. Sin embargo, no estará construido para el próximo curso y el incremento de alumnos en Secundaria puede ronda los 150 alumnos, según los cálculos de la Plataforma de Ampas que reclama su construcción. La solución que ha ofrecido el Ayuntamiento es habilitar una escuela infantil que ahora está sin uso como aulario. Esta fórmula evidencia una mala planificación en las infraestructuras educativas de la ciudad. Mientras que la escuela Infantil El Madroño no ha llegado a abrirse por falta de plazas en los institutos la situación es de saturación