Los vecinos de la calle Alonso Gascón denuncian que sufren humo y ruidos excesivos por el paso de autobuses
Los vecinos de la calle Alonso Gascón denuncian que sufren humo y ruidos excesivos por el paso de autobuses - A,M
DENUNCIA VECINAL

Un autobús que inunda su calle de humo 50 veces al día en Alcalá de Guadaíra

Los vecinos piden un recorrido alternativo para el interurbano por la contaminación que produce

ALCALÁ DE GUADAÍRAActualizado:

El autobús interurbano se ha convertido en una pesadilla para los vecinos de la calle Alonso Gascón en Alcalá de Guadaíra. Para ellos el transporte público es sinónimo de humo, contaminación y ruido. Llevan años pidiendo una modificación del recorrido, pero no han obtenido respuesta de la administración. Ahora han iniciado una nueva campaña en la que han recurrido al amparo del Defensor del Pueblo.

La calle Alonso Gastón, en el barrio de Pablo VI forma parte del recorrido urbano del autobús Alcalá-Sevilla que cubren vehículos de gran tamaño. El acceso a esta vía lo hacen los autobuses por la parte más estrecha de la calle y tras tomar una curva cerrada. Además la vía tiene pendiente hacia arriba. Esto hace que los vehículos tengan que dar acelerar justo en este punto. Esto se traduce en una gran expulsión de gases apenas a un metro de las viviendas.

El ruido es ensordecedor

La consecuencia es que tienen que mantener las ventanas cerradas y que en ocasiones tienen que lavar de nuevo la ropa tendida, que recogen impregnada del humo negro. Para colmo en este punto de la calle hay varios comercios de alimentación, entre ellos una carnicería y una pastelería. El autobús apenas deja espacio para el tránsito de peatones y el ruido es ensordecedor.

En la calle han tenido varias veces problemas con el suministro de agua. Las tuberías se rompen, según los vecinos debido al peso que soportan por el paso reiterado de los autobuses y no hace mucho tuvieron que abrir la calle para repararlas. Y es que al día son más de 50 autobuses los que pasan por la calle entre semana y unos 30 en el fin de semana.  Todos los días del año. Muchos de estos autobuses son del sistema antiguo por lo que su emisión de gases es mayor aún.

Según explica el abogado David Rodríguez que ejerce de portavoz de los vecinos ya en 2015 plantearon al Ayuntamiento de Alcalá una alternativa al recorrido, que al ejecutivo local le pareció razonable. Pero desde entonces no han vuelto a tener noticia de la administración.

Presentación de firmas

Se trata de modificar una parte del recorrido y de cambiar de ubicación tan sólo dos paradas. Ambas se moverían unos 150 metros de su ubicación actual y esto permitiría que el autobús circulara por la travesía y por los carriles que van en paralelo al trazado del futuro tranvía, donde hay pocas viviendas y las que hay quedan lejos la carretera. El tiempo de recorrido tampoco cambiaría demasiado.

La campaña de los vecinos incluye la presentación de firmas en el Ayuntamiento de Alcalá. Ahora están a la espera de una respuesta por parte del gobierno municipal. También han presentado un escrito ante el Defensor del Pueblo andaluz, interponiendo queja y solicitándole que inste a las administraciones públicas competentes a poner solución al problema, con la modificación del recorrido del autobús.

A la consejería de Salud le han pedido que realice las comprobaciones técnicas para verificar si las emisiones de gases en la calle, el ruido y las vibraciones están por encima de los niveles permitidos. Y a la Dirección General de Movilidad de la Consejería de Fomento, le han soliciatado que acometan las acciones necesarias para modificar el recorrido de los autobuses urbanos para evitar el paso por la calle.