Juana Escudero, en el cementerio Parcemasa San Gabriel de Málaga
Juana Escudero, en el cementerio Parcemasa San Gabriel de Málaga - EFE

Autorizan una exhumación para que una vecina de Alcalá «demuestre» que está viva

Juana Escudero se encuentra inmersa en un proceso desde 2010 pues tiene una tumba a su nombre en un cementerio de Málaga

SEVILLAActualizado:

Un juzgado malagueño ha autorizado que sean exhumados este jueves los restos de una mujer enterrada en el cementerio Parcemasa San Gabriel de Málaga, en el proceso iniciado para que una vecina de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), Juana Escudero, pueda «demostrar» que está viva.

Se trata de un proceso en el que Escudero está inmersa desde 2010, cuando murió la persona que está enterrada en el nicho que este jueves será abierto y cuyo nombre coincide con el de esta vecina de Alcalá, lo que le impide realizar gestiones administrativas desde hace siete años al constar como fallecida, según ha explicado a Efe su abogado, Fernando Osuna.

Osuna ha indicado que las primeras investigaciones apuntan a que se ha podido llevar a cabo un caso de usurpación de identidad por parte de la pareja de la fallecida, que habría usado los datos de Escudero cuando la mujer falleció repentinamente, por motivos que se investigan.

El letrado, que ha entregado en el juzgado, entre otros documentos, un acta notarial y una fe de vida, ha gestionado la exhumación para hacer pruebas de ADN a los restos, mientras la afectada lamenta el «enorme transtorno» que esto está suponiendo en su vida, «sufriendo engorros como dar explicaciones continuamente, no poder pedir un préstamo, registrar documentos, y estar continuamente sin poder hacer ningún trámite legal».

Juana Escudero cree que ha podido ser confundida con una hermana con la que no tiene contacto y no sabe dónde se encuentra, pero no tiene relación alguna con la provincia de Málaga ni con nadie que pueda coincidir en datos con la persona que está enterrada en el nicho.