El molino de la Aceña es uno de los mejor conservados del municipio alcalareño
El molino de la Aceña es uno de los mejor conservados del municipio alcalareño - ABC

Descubriendo Alcalá de Guadaíra, la «ciudad de los panaderos»

Una visita guiada por los molinos y la Harinera para conocer los secretos de este oficio milenario

SEVILLAActualizado:

La presencia del Río Guadaíra, en cuyo margen ha habido molinos desde la época romana, y la cercanía de grandes cortijos donde se trabajaba el trigo han hecho de Alcalá de Guadaíra una ciudad con gran tradición panadera.

Aunque, en la actualidad, esta industria ya no es el pilar económico de la población, sí sigue siendo su seña de identidad: los sevillanos continúan asociando su nombre al pan artesano y de calidad, llamándola con cariño «la Alcalá de los Panaderos».

En los últimos años, el Ayuntamiento ha redoblado los esfuerzos para que la actividad panadera del municipio sea un referente turístico.

El Consistorio y la empresa Engranajes Culturales han planificado una serie de rutas pensadas para que toda la familia pueda aprender más sobre la industria más célebre del municipio.

Una de las propuestas comienza con una visita guiada a la Harinera del Guadaíra. Se trata de un edificio restaurado que ha sido un referente de la actividad panadera y que ahora se ha concebido como un espacio de interpretación para conocer mejor el pasado de la ciudad. La maquinaria que contiene ha sido rehabilitada para enseñar a los visitantes cómo era la industria más conocida de Alcalá.

Durante el recorrido también se enseña a los visitantes cómo es el funcionamiento de un molino y se lleva a cabo un paseo donde se mezcla el patrimonio y la naturaleza, visitando el interior de los molinos de la ribera del Guadaíra. Uno de ellos es el Molino del Algarrobo. Restaurado en 2003, es uno de los más complejos de la ribera molinera del municipio. Además de poseer una decoración muy singular de incisiones y espigados en una de sus fachadas, tiene una torre que data del siglo XV, cuando era propiedad del monasterio sevillano de San Jerónimo.

Ruta de Oromana

Además, siguiendo la «Ruta de Oromana» pueden verse el resto de molinos que jalonan el Guadaíra. Uno de ellos es el molino de La Aceña, que mantiene numerosos elementos bajomedievales en su estructura. El molino de Benarosa, por su parte, es uno de los más conocidos de Alcalá. Restaurado en 1999, su origen se remonta a la época almohade aunque ha sufrido numerosas modificaciones y añadidos desde entonces. Los molinos de San Juan, de Oromana, cuya torre se ha convertido en un fantástico mirador, o el de Realaje son algunos de los que se pueden ver en un paseo de tan solo unos kilómetros.

Otra de las propuestas de Engranajes Culturales es una visita teatralizada dirigida por el fundador de La Harinera. En ella, un antiguo trabajador regresa al pasado para contar a pequeños y mayores las anécdotas del día a día en un lugar tan especial como esta antigua fábrica y cómo funcionaba la maquinaria de aquella época. Tras la visita teatralizada, los participantes realizan un taller de pan para descubrir de primera mano cómo es ese oficio milenario. Para más información y fechas, en la Oficina de Turismo de Alcalá de Guadaíra.