El gobierno municipal de Alcalá ha diseñdo un plan integral para afrontar el problema de la vivienda
El gobierno municipal de Alcalá ha diseñdo un plan integral para afrontar el problema de la vivienda - A.M.

Un plan integral para afrontar el problema de la vivienda

Con incentivos al alquiler, permuta de residencias y ayudas sociales

Alcalá de GuadaíraActualizado:

El gobierno municipal quiere afrontar los problemas de vivienda de Alcalá con el desarrollo de un plan específico que pone especial incidencia en las viviendas protegidas y en las actuaciones de carácter social. La estimación es que el plan puede actuar sobre unas 1.220 viviendas en un plazo de cinco años, lo que supondría un movimiento económico de 21 millones de euros, de los que el Ayuntamiento aportaría 12 millones.

El primer paso del desarrollo del plan será la creación de una oficina local de la vivienda, que se encargará de la gestión del proyecto, el contacto con otras administraciones, la convocatoria de ayudas y la planificación del desarrollo urbanístico en relación con la demanda de viviendas.

El proyecto municipal contempla en lugar destacado acciones relacionadas con la «defensa de la vivienda», es decir, medidas de protección y negociación para las personas implicadas en desahucios o similares

Para los casos de personas que ya hayan sido desahuciadas y que no puedan acceder a un nuevo domicilio, se creará un programa de ayudas económicas. Esta iniciativa se articulará mediante una colaboración público privada, con la constitución, de un fondo de vivienda para alquiler social procedentes de entidades financieras.

Otro punto en el que incide el plan es en el mercado de alquiler de viviendas deshabitadas, que son una parte importante del parque inmobiliario de la ciudad. Para ello, explican, se trata de desarrollar iniciativas que den confianza al propietario y las agencias inmobiliarias mediante la suscripción de un seguro gratuito para garantizar al arrendador el pago de los recibos impagados del arrendatario hasta un año, un seguro jurídico y un seguro multirriesgo de hogar.

Los beneficiarios de esta tipología de alquileres serían familias con ingresos inferiores a 5,5 veces el IPREM que alquilen viviendas hasta entonces deshabitadas, con límite de 7.200 euros de precio anual de arrendamiento.

A estas medidas se añaden otro programa para facilitar el disfrute de una vivienda en régimen de alquiler a sectores de población con escasos medios económicos, mediante el otorgamiento de ayudas directas a los inquilinos. En este caso, de alquileres a ciudadanos con escasos recursos económicos, se estima que la bolsa de demandantes en la ciudad podría rondar los 200 a los que se calcula se les ofrecería una ayuda de 240 euros por vivienda con el límite máximo de 3 años.

El documento elaborado por el gobierno municipal establece la ejecución de nuevas viviendas protegidas y destinadas al alquiler de una manzana en la zona oeste de la ciudad donde considera que habría espacio para atender buena parte de los actuales demandantes inscritos. Este proyecto requiere de una inversión de 7 millones de euros que contaría con ayudas del plan estatal.

Entre las ideas definidas por el plan figura una fórmula novedosa. Se trata de facilitar la permuta de viviendas tanto protegidas como libres entre los ciudadanos. De esta forma, explica el documento, se garantiza «la adecuación de la vivienda a las circunstancias personales o familiares o a las necesidades de convivencia de quien la habita, bien a título de dueña o de arrendataria». Para el cumplimiento de este objetivo se crearía y regularía un registro y una bolsa de oferta de viviendas con estas características.

El plan apuesta también por la autoconstrucción y la rehabilitación. Se establecen las actuaciones para la eliminación de la infravivienda, con ayudas de emergencia social y medidas encaminadas a rehabilitar, conservar y mejorar el parque residencial existente.

El documento sobre la vivienda y suelo en Alcalá cuantifica además las reservas futuras de viviendas protegidas y las cifra en 4.646, provenientes de desarrollos urbanísticos, en los próximos cinco años y apuesta por el desarrollo urbanístico de la zona de Los Cercadillos, donde hay una edificabilidad prevista para 420 viviendas protegidas.