El lenguaje, la imaginación y la experiencia estética se usan como «medicina» para los pacientes de salud mental
El lenguaje, la imaginación y la experiencia estética se usan como «medicina» para los pacientes de salud mental - ABC
Sanidad

La poesía se convierte en herramienta terapéutica en el Hospital El Tomillar

El área de Salud Mental ha desarrollado un taller que estimula la reflexión y la expresión de emociones

Alcalá de GuadaíraActualizado:

En el Hospital el Tomillar tienen una nueva herramienta terapéutica para ayudar a los enfermos de la comunidad de Salud Mental del centro. Es nada más y nada menos que la poesía, que tiene la capacidad de aportar a la vida de los pacientes acompañamiento, diversión, consuelo orientación, valores para entender el mundo y la posibilidad de expresar sentimientos y emociones. Un cóctel de alto valor curativo.

Con esta idea se ha puesto en marcha en el cetro el taller «Las Palabra son alas» en el que ya han participado más de una veintena de pacientes con alto grado de implicación y satisfacción. La actividad está enmarcada en el programa integral que lleva a cabo este dispositivo sanitario al objeto de completar un proyecto de vida que se ha visto alterado como consecuencia de la enfermedad.

La iniciativa está coordinada desde las unidades de Salud Mental y Atención a la Ciudadanía del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla y el taller ha sido promovido por Alicia Martínez. Poeta impulsora y coordinadora de un proyecto a nivel nacional que pretende aproximar la poesía y las artes al sistema de salud público, con atención singular y personalizada a personas con diversas necesidades específicas que pueden beneficiarse de las posibilidades terapéuticas del lenguaje, la imaginación y la experiencia estética. El taller, desarrollado semanalmente durante cinco sesiones de hora y media cada una, corresponde a la propuesta realizada por el colectivo «La Palabra Itinerante».

Según explican desde el centro, «a través de esta iniciativa se introduce a los pacientes en la experiencia poética, ofreciéndola como una útil herramienta de expresión, comunicación y conocimiento». En el taller se leen, comentan y debaten poemas y se invita a la creatividad.  Así se estimula la reflexión y la escritura, y los pacientes plasmar por escrito sus deseos, asombros, frustraciones, recuerdos y sensaciones. A lo largo del taller, los pacientes crean y comparten, individual o colectivamente, textos de mucho interés estético, palabras de gran intensidad, verdad y belleza para transmitir lo que piensan, disfrutan, sufren y sueñan.

Los encargados de diseñar e impartir conjuntamente el taller han sido los poetas David Eloy Rodríguez y José María Gómez. Ambos son escritores con una amplia y reconocida trayectoria literaria, además de especialistas en pedagogía creativa. Su amplia obra (poesía, literatura infantil, narrativa, obras escénicas, guiones o letras de canciones) ha merecido importantes premios nacionales e internacionales y ha sido traducida y publicada en diferentes países.

Desde hace una veintena de años, en el laboratorio permanentemente que supone el colectivo «La Palabra Itinerante», ambos investigan nuevos recursos y metodologías distintas en el campo de la pedagogía literaria. De este modo, imparten talleres para animar a la lectura y la escritura de textos literarios, tanto para público infantil como adulto, habiendo colaborado con instituciones como el Ministerio de Cultura, el Instituto Cervantes, el Centro Andaluz de las Letras, ayuntamientos, diputaciones y gobiernos autonómicos de España, así como en fundaciones y empresas privadas.

La valoración que han realizado los participantes, tanto pacientes como trabajadores de este taller de poesía, ha sido muy positiva. La asistencia, participación, implicación y grado de satisfacción manifestado por los pacientes, ha sido muy alta, indican desde el Área Hospitalaria de Valme. Al respecto, han destacado la capacidad creativa de los profesionales, la preparación de las tareas y la metodología en el desarrollo de la actividad. Tanto pacientes como profesionales coinciden en subrayar la idoneidad de dar continuidad a esta iniciativa al objeto de consolidar los efectos terapéuticos observados en la misma.

Según el coordinador de la Comunidad Terapéutica de Salud Mental del Hospital El Tomillar, Julián Vicente, «lo creativo se constituye como un instrumento terapéutico transformador de la realidad interna, convirtiéndose la creación literaria en una excelente herramienta para fomentar la confianza y la autoestima entre nuestros usuarios, aumentar la autonomía y la motivación personal, promover la autoconciencia y la reflexión y estimular el ordenamiento creativo de las experiencias».