Secuestro

El padre de los menores fue apartado de la Policía de Alcalá por su conducta

El Consistorio alcalareño explica que está en contacto permanente con la Policía Nacional que está el frente de la investigación

Alcalá de GuadaíraActualizado:

El Ayuntamiento de Alcalá ha puesto a la Policía Local de Alcalá a disposición de la investigación del posible secuestro parental de dos niños de 9 y 10 años por su padre, un alcalareño que fue agente de policía local en la ciudad y que fue expulsado del cuerpo.

El Consistorio alcalareño explica que está en contacto permanente con la Policía Nacional que está el frente de la investigación y que ha puesto los recursos de la Policía Local a disposición de la investigación, para ayudar a la localización cuanto antes de los niños que están en paradero desconocido desde el día 30 de diciembre.

La Policía Local de Alcalá conoce bien al padre de los niños, Manuel Lebrón ya que formó parte de su plantilla hasta que fue apartado de empleo y sueldo por su conducta y por la condena por malos tratos sobre su mujer que pesa sobre él. Precisamente, según cuenta Efe, un policía local de Alcalá reconoció su voz en una llamada de teléfono realizada en la noche del lunes la jefatura en la que dijo que «los niños no están secuestrados, están con su padre». La llamada se realizó desde un móvil que no es el del ex agente. Los intentos por contactar con él en ese número han sido infructuosos.

La alcaldesa de la ciudad, Ana Isabel Jiménez, ha manifestado públicamente su confianza en la labor de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, que «trabajan con celeridad para localizar a los niños de modo que puedan ser devueltos a su madre, como establece la Ley y como debió ser desde el pasado 30 de diciembre». En este sentido, ha reclamado la aplicación estricta de la Ley y que la Justicia «sea sensible en aquellos casos que, como éste, precisen del esfuerzo de un sistema en el que debe prevalecer la seguridad y el bienestar de los niños».

Ana Isabel Jiménez ha mostrado su deseo de que «esta situación se resuelva a la mayor brevedad para evitar más sufrimiento y sobre todo por el bien de unos niños que son la máxima prioridad, que están en la mente y en los corazones de todos».