Los profesores aprovechan los grandes recursos educativos que ofrecen robots y móviles
Los profesores aprovechan los grandes recursos educativos que ofrecen robots y móviles - ABC
Educación

Los robots son las nuevas pizarras

El colegio Salesiano de Alcalá utiliza robots y móviles como elemento para mejorar el aprendizaje

Alcalá de GuadaíraActualizado:

No es una distopía, sino el uso acertado de la tecnología como recurso educativo. Enroyecto gl el colegio Salesiano de Alcalá han hecho de los robots una fórmula alternativa a las tradicionales pizarras y de los móviles un aliado para el aprendizaje en lugar de un elemento de distracción.

Este colegio ha puesto en marcha un proyecto global para mejorar la calidad educativa con el nombre de «Mi colegio 2020». Se trata de aprovechar los nuevos recursos. Uno de ellos son los robots que ya han llegado a muchas de sus aulas y que seguirán implantándose en los próximos cursos.

Para los más pequeños, los alumnos de Educación Infantil, los robots son unas abejas bee-bot. Sobre ellas hay varios comandos que se pueden programar para darles instrucciones. Los niños a partir de tres años aprenden a darles órdenes con ellos para que se muevan por un tablero agrupando elementos o señalando las palabras que responden a una traducción de idiomas.

Para los más grandes, desde segundo de Primaria hasta Secundaria los robots son más complejos. Se basan en la tecnología que ofrece Lego. Son cajas con piezas para montar máquinas y dispositivos a los que se pueden incorporar sensores, motores o paneles solares. Los alumnos crean sus propios robots y los programan en el ordenador para que hagan aquellas funciones que les piden. Así hasta cuarto de secundaria donde el reto está en la participación cada año en la First Lego League, un desafío internacional para diseñar, construir, probar y programar robots con la tecnología Lego.

Los móviles en clase se han convertido en un problema por la distracción que suponen para los alumnos. Pero aquí han decidido aliarse con un dispositivo que al fin y al cabo todos usan y que forma parte de sus vidas. Las opciones son muchas: aplicaciones en 3D que permiten navegar por el interior del cuerpo humano, mapas animados o la posibilidad de viajar a cualquier monumento. Pero también realizan exámenes a través del móvil. «Los alumnos hasta disfrutan haciéndolos»  explica el profesor de ciencia  Víctor Garzón.

El uso de robots y móviles implica una forma distinta de trabajar que aporta valores como el autoaprendizaje, la mejora de la motivación o el aumento de la capacidad para trabajar en equipo.  En el fondo la clave del uso de estas nuevas fórmulas está en que «si el alumno es el protagonista, aprende mucho más».