Valeria, en la imagen con su madre, espera conocer ahora la fecha del trasplante
Valeria, en la imagen con su madre, espera conocer ahora la fecha del trasplante - ABC
Trasplante

Valeria encuentra el alma gemela que necesita para curarse

Ha aparecido un donante de médula compatible con la niña de cuatro años que padece leucemia

Alcalá de GuadaíraActualizado:

Una noticia de luz, una gran alegría, queda camino pero la esperanza se concreta en un primer paso. La pequeña Valeria, la guerrera de Alcalá que lucha contra una grave enfermedad ha encontrado a su alma gemela. La que puede donarle la médula que necesita para curarse. Aunque como su familia afirma aún queda mucho por delante, ayer en casa estaban de fiesta.

Valeria tiene cuatro años y necesita un trasplante de médula para superar la leucemia que padece desde hace dos años. Este tiempo ha sido durísimo para ella y para su familia. Un calvario de tratamiento. Y golpe muy cruel. En octubre parecía que la enfermedad estaba superada. Pero en el último control, el que debía dar el resultado definitivo llegó el mazazo. La leucemia persistía. Quedaba una única alternativa. El trasplante.

Pero la donación de médula es una lotería. Hace falta que el donante sea totalmente compatible y eso no tiene nada que ver con el parentesco familiar o con la condición física del enfermo. Es una cuestión de suerte y de que en el banco de donantes esté alguna persona que resulte compatible. En el caso de Valeria no había nadie. Otro golpe. Mientras la pequeña seguía con los tratamientos –ha estado 22 días ingresada- sus padres Antonio Vázquez y Vanessa Espinosa comenzaron una labor titánica. Pusieron en marcha una campaña para fomentar las donaciones en la esperanza de que alguna sirviera para su hija, pero también con el convencimiento de que a más donaciones más personas tendrán opciones de superar la enfermedad. Se trata de emparejar almas gemelas.

La respuesta en Alcalá fue una gran movilización. Difusión en las redes sociales, charlas para informar sobre la donación de médula, campañas con un gran resultado de donantes la implicación de muchas personas y de colectivos. A la pequeña se dedicó una carrera popular y las camisetas con su lema «una médula para Valeria» han llegado hasta las tablas del Teatro Falla.

En el registro mundial de donantes hay 30 millones de personas inscritas. Los padres de Valeria no saben aún de dónde es la persona que resulta compatible con su hija. Puede ser de cualquier parte del mundo y que sea necesario un traslado del donante o trasportar con urgencia la médula, porque donación y trasplante deben coordinarse para hacerse con poco tiempo de diferencia. Tampoco será algo inmediato porque primero es necesario poner fuerte a Valeria para que pueda aguantar un proceso que es duro. Tendrá que estar un mes en aislamiento sin contacto con el exterior mientras recibe quimioterapia. Se trata de dejar al cuerpo sin defensas para reducir el riesgo de rechazo, por lo que es clave que en esos días no sufra ninguna infección. Aunque tienen por delante un camino duro, sus padres tienen asumido que es así, están contentos porque el paso previo ya se ha dado e incluso se siente afortunados de que siendo muy difícil hayan encontrado un donante compatible, porque no siempre llega y en el caso de Valeria era necesario ya hacer el trasplante.

Ahora la pequeña, que ha compartido en las redes sus días buenos y sus días malos en estos meses, vislumbra la salida. Un camino que sus padres y ella están dispuestos a afrontar con «ilusión, esperanza y con mucha fuerza».