El Ayuntamiento de Huévar, sin dinero para pagar las nóminas

El Grupo Municipal del Partido Popular solicitará la celebración de un Pleno Extraordinario a cuenta de esta situación

SEVILLAActualizado:

El gobierno del Ayuntamiento de Huévar del Aljarafe (Sevilla), liderado por Áurea María Borrego (PSOE) como alcaldesa, ha asegurado este viernes la «imposibilidad por falta de liquidez» del pago de las nóminas pendientes a los funcionarios y miembros del personal laboral del Consistorio. De su parte, el Grupo Municipal del Partido Popular ha anunciado que solicitará la celebración de un Pleno Extraordinario a cuenta de esta situación.

Según ha informado a Europa Press el edil socialista Martín González, hace dos semanas se produjo el último pago a la plantilla municipal cuando se abonaron las nóminas de septiembre y octubre, quedando pendientes las referidas a los meses de noviembre, diciembre y enero, así como la paga extraordinaria de Navidad. Asimismo, González ha indicado que también se adeudará la nómina de febrero y que «por el momento no se ha decidido acometer ningún un Expediente de Regulación de Empleo (ERE)».

Por su parte, la portavoz del Grupo Municipal del PP en el Consistorio hervense, María Eugenia Moreno, ha indicado a Europa Press que desde la formación popular están desarrollando un Orden del Día para que este próximo lunes se solicite un Pleno Extraordinario con el objeto de que el gobierno local informe de estos adeudos, toda vez que en la última Junta de Portavoces «no atendieron a las preguntas del PP sobre este asunto».

De otro lado, el presidente del Comité de Empresa del Ayuntamiento de Huévar, José Manuel Martínez, ha señalado a Europa Press que en una reunión mantenida con representantes municipales se les explicó que «pese a que en marzo y abril se prevé ingresos de unos 90.000 y 150.000 euros respectivamente», estos están «reservados para el pago de facturas municipales así como para la ejecución de un posible ERE». En este sentido, Martínez ha indicado que la plantilla, que organiza pequeñas concentraciones «a la hora del bocadillo» a la puerta del Consistorio, «está a la expectativa de los acontecimientos», toda vez que «ya se anunció un ERE el pasado mes de junio y no se hizo efectivo».