Aniversario

Se cumplen 400 años de la marcha de la Embajada Keicho

Coria del Río conmemora la partida de la comitiva japonesa que dejó huellas imborrables en el municipio

El samurái y el franciscano se despidieron de la población-ABC
El samurái y el franciscano se despidieron de la población-ABC
N.Ortiz Coria Del Río - Actualizado: Guardado en: Provincia Aljarafe

Coria del Río recreó este martes la marcha a Japón de la Embajada Keicho, la mítica comitiva que creó las raíces que unen al país nipón con la población sevillana. Hace 400 años, en esta misma fecha, el samurái Hasekura Tsunenaga y el franciscano Luis Sotelo, se despedían de este municipio tras una fracasada misión. Para conmemorar este hecho histórico, el Ayuntamiento de Coria del Río organizó ayer un acto en el que Coria Teatro y la Banda Artística Coriana reprodujeron cómo fue la partida de los japoneses de vuelta a su país de origen.

La recreación contó con la presencia del alcalde de la localidad, Modesto González, y José Japón Sevilla, cónsul honorario de Japón en Sevilla. «Este acto, cierra el ciclo del Año Dual, conmemorativo del 400 aniversario de la embajada japonesa y, al mismo tiempo, abre un camino muy importante para afianzar y hacer crecer las relaciones entre Coria y Japón», aseguró el regidor, que adelantó que ya está en marcha una iniciativa institucional y empresarial que permitirá a Coria del Río estar presente durante una feria de turismo en Tokio.

«Somos más que una expedición, somos el comienzo de una historia», recitaba el actor que dió vida a Hasekura Tsunenaga en el parque coriano. Explicaba así el hilo irrompible que une a la localidad con el país nipón desde hace siglos y que sigue viva a través del apellido Japón.

La embajada

La Embajada Keicho, liderada por el samurái Hasejura, al que acompañaba el franciscano Fray Luis Sotelo, llegó por el Guadalquivir a Coria del Río en 1614. Habían sido enviados por Date Masamune, señor del reino japonés de Mutsu con dos objetivos:conseguir del rey de España el establecimiento de relaciones comerciales y del Papa Paulo V más misioneros para convertir al cristianismo todos los dominios de Masamune. Sin embargo, todas sus gestiones resultaron estériles y, el 4 de julio de 1617, embarcaron rumbo a Japón desde Coria del Río. Algunos miembros de la expedición decidieron quedarse formaron familia y tuvieron los descendientes que ahora llevan con orgullo el peculiar apellido.

Lectura de una misiva

Durante la conmemoración, el japones Imae leyó una carta enviada por Hasekura Masataka, descendiente del legendario samurai que llegó a Coria del Río, en la que aseguraba que, como descendiente, es «un honor» la ceremonia organizada por en Consistorio. «El año que viene es el 150 aniversario de las relaciones diplomáticas entre España y Japón, estoy seguro de que Coria del Río jugará en ellas un papel de suma importancia porque, además, es necesario que las generaciones futuras conozcan la existencia del vínculo entre Coria del Río y Japón», rezaba la misiva.

Toda la actualidad en portada

comentarios