Sucesos

Desvalijan una casa de Espartinas mientras sus dueños dormían

Las víctimas sospechan que les rociaron algún tipo de somnífero para que no se despertaran

La Guardia Civil revisa los efectos sustraídos en una operación anterior desarrollada en Espartinas
La Guardia Civil revisa los efectos sustraídos en una operación anterior desarrollada en Espartinas - ABC

Un matrimonio de Espartinas se despertó la mañana del martes y comprobó que le habían desvalijado su chalé. Los ladrones dedicaron tiempo al robo porque se llevaron un completo y valioso botín compuesto por dinero en metálico, móviles, cámaras de foto, televisión… Hasta el coche familiar sustrajeron sin demasiados problemas gracias a que se hicieron con las llaves del vehículo.

Las víctimas, que tienen un perro, no se enteraron de nada ni el can ladró ante la presencia de sospechosos. Algo que siempre hace, según ha explicado a ABC una hija del matrimonio. La familia está convencida de que de que le rociaron algún somnífero porque la madre sufre de insomnio y se levantó más tarde de lo habitual y con una irritación en la garganta. El perro también presentaba síntomas, «como si lo hubieran drogado», de los que no se recuperó hasta el mediodía siguiente.

Los ladrones actuaron entre las tres y las siete de la mañana. Accedieron a la vivienda forzando una contraventana, tipo menorquina. Saben que tuvo que ser en ese intervalo de tiempo porque se acostaron pasadas las dos de la mañana debido a los problemas con el sueño que sufre la madre.

Sustrajeron hasta el coche

Un vecino pasó a primera hora de la mañana por la puerta de la casa. Vio que la puerta estaba abierta pero no le dio demasiada importancia, tampoco estaba el vehículo familiar así que creyó que el padre acababa de salir. Según les comentó, eso ocurrió sobre las siete de la mañana. Una hora después se despertó la esposa, mucho más tarde de lo habitual y descubrió que habían asaltado la vivienda.

Los hechos ya han sido denunciados ante la Guardia Civil, que investiga otro robo cometido en la madrugada del martes en la misma urbanización de Espartinas. Se trata de un chalé que durante un tiempo fue objetivo de los paparazzi porque tuvo como inquilino al hijo de Isabel Pantoja, Kiko Rivera. Es la segunda vez que los ladrones hacen una visita a ese inmueble.

Otra vivienda de la urbanización, que tuvo de inquilino a Kiko Rivera, también fue asaltada por segunda vez

El año pasado se denunciaron 3.268 robos en viviendas en la provincia, según el balance de criminalidad del Ministerio del Interior. La cifra es ligeramente inferior al dato de un año anterior, poco más de un 3%.

Los síntomas que presentaban las víctimas y el problema de insomnio de una de ellas son los índicios que pueden hacer sospechar que fueron drogados por los ladrones. La Guardia Civil realizó una inspección ocular del inmueble, en busca de huellas y vestigios que identifiquen a los sospechosos. En anteriores ocasiones no se ha podido demostrar que los ladrones utilizaran esa herramienta química para someter a sus víctimas y la explicación era mucho más sencilla, que el sueño de las víctimas era profundo y no se despertaron a pesar de la presencia de extraños.

Toda la actualidad en portada

comentarios