Modesto González, primer edil de Coria del Río
Modesto González, primer edil de Coria del Río - ROCIO RUZ

Procesado el alcalde de Coria del Río por presunta prevaricación

La causa, asociada a la gestión de la piscina cubierta de la localidad, también alcanza al anterior concejal de Deportes, Diego Luis Peña

CORIA DEL RÍOActualizado:

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número tres de Coria del Río (Sevilla) ha ordenado continuar por el trámite del procedimiento abreviado, la causa incoada en 2016 contra el alcalde de dicho municipio, Modesto González (PA), y Diego Luis Peña (PP) como anterior concejal de Deportes, por un presunto delito de prevaricación administrativa asociado a la cesión de la gestión de la piscina cubierta de la localidad.

A través de un auto «de incoación de procedimiento abreviado» emitido el pasado 23 de octubre y recogido por Europa Press, la citada instancia judicial aborda las diligencias incoadas en 2016 contra el alcalde de Coria, su anterior edil de Deportes y el actual concejal de Juventud, Hipólito Lobato, después de que el PSOE elevase a la Fiscalía el procedimiento seguido en 2013 para ceder la gestión y explotación de la piscina climatizada municipal, hasta entonces cerrada.

Según dicho auto, de las diligencias practicadas han trascendido «indicios» de que entre octubre y noviembre de 2013, después de la moción de censura mediante la que el PA arrebató la Alcaldía de Coria al PSOE, Modesto Gónzález y Diego Luis Peña como su entonces concejal de Deportes «cedieron el uso y la explotación de la piscina municipal cubierta al Club Deportivo Korah, sin haberse tramitado previamente el correspondiente expediente administrativo de licitación».

Las diligencias, según el auto, apuntan a que el Club Korah fue constituido el 21 de octubre de 2013 y ese mismo día «se produce la firma del convenio de colaboración entre el club y el Consistorio» para la gestión de la piscina, si bien dicho convenio fue seguido de otros firmados el 28 de noviembre y el 5 de diciembre de aquel año.

El auto judicial hace especial hincapié, además, en que el Ayuntamiento y el club acordaron en su convenio que la Administración local correría con los gastos de agua y electricidad de la piscina, mientras el club asumiría los costes de personal y de mantenimiento de las instalaciones deportivas. Y es que «constan» en las diligencias, según el juez instructor, facturas pagadas por el Ayuntamiento para reparaciones y trabajos de mantenimiento en la piscina municipal.

Más cobros

Es más, según dicho auto, «una segunda sociedad» participada por uno de los socios del Club Korah, encargado de la gestión de la piscina, habría cobrado diversas facturas al Ayuntamiento con relación a dicho recinto deportivo. Una de las facturas, en ese sentido, respondería a servicios de «guarda y custodia de las instalaciones y limpieza del edificio de la piscina».

Todo ello, según el auto, en un escenario en el que no constan indicios de que el Ayuntamiento haya «participado en los rendimientos o beneficios que del Club Deportivo Korah se hubiesen podido generar» por la explotación de la piscina municipal cubierta.

Dado el caso, el juez instructor aprecia un presunto delito de prevaricación administrativa y ordena continuar las diligencias por el trámite del procedimiento abreviado contra Modesto González y el que fuera concejal de Deportes durante 2013, el popular Diego Luis Peña. En cuanto a Hipólito Lobato, actual concejal de Juventud, el juez instructor decide sobreseer las actuaciones respecto a él, al haber asumido las competencias municipales relativas a deportes «con posterioridad a los hechos investigados».

Denuncia del PSOE

Desde el PSOE, que denunció los hechos a la Fiscalía allá por enero de 2016, la portavoz municipal, Concepcion Ufano, ha manifestado a Europa Press que Modesto González esgrimió la reapertura de la piscina cubierta «como uno de sus principales caballos de batalla contra el PSOE», pero «la reabrió saltándose las normas». «Pese a la Ley de Contratos del sector público y que había otras empresas interesadas (en gestionar la piscina), adjudicó un servicio público a dedo, sin pasar por el lógico y correspondiente concurso», ha enfatizado Ufano.

En ese sentido, ha defendido que si el anterior gobierno local socialista «no pudo» reabrir la piscina cubierta fue precisamente porque «el Ayuntamiento estaba ceñido a un plan de ajuste que no permitía hacer ese gasto», lo que le ha llevado a insistir en que Modesto González promovió la reapertura del recinto «saltándose todas las normas». Finalmente, ha recordado que el trámite del procedimiento abreviado es «el paso previo» a la apertura de juicio oral contra el alcalde y el que fuera su concejal de Deportes.